Hoy se cumplen 29 años de la desaparición de los hermanos Restrepo en manos de la Policía (Video)

Ratio:  / 0
MaloBueno 

 rest

Quito. “La razón de mi vida y de mi lucha es ese momento final de encontrar los restos de mis hijos y enterrarlos junto a su madre”, enfatizó Pedro Restrepo. Hoy, domingo 8 de enero de 2017, se cumplen 29 años de la desaparición de sus hijos, en manos de la Policía. 


 

Entrevista a Pedro Restrepo cuando se cumplieron 24 años de la desaparición de sus hijos


La última vez. “No te preocupes papi, yo me encargo de todo”, fue la última conversación de Carlos Santiago con su padre la madrugada del viernes 8 de enero de 1988. Ese día, Pedro y su esposa Luz Elena Arismendi viajaron a la Costa.


También, aquel 8 de enero, Carlos Santiago y su hermano Pedro Andrés salieron de su casa para despedir a un amigo en el aeropuerto, pero nunca llegaron a su destino.

 En una entrevista realizada con Diario EL NORTE en 2012, Pedro Restrepo aseguró que  sus hijos  fueron secuestrados, totalmente aislados, torturados y asesinados.

“Lo que suponemos es que el niño mayor no llevaba licencia de conducir y que la Policía realizó un operativo... lo seguro es que el niño se asustó pasaron el control, huyeron y fueron perseguidos.

¿Quiénes los persiguieron, quiénes los secuestraron, a dónde les llevaron? esa parte de la verdad es la que buscamos”, expresó.

“Tengo esperanza de que mis hijos están en algún sitio y que la Policía que es la responsable de este crimen, de una vez se sincere y diga esto pasó y aquí están y haremos las pruebas que sean”, agregó.

Piensa que lo que sucedió con sus hijos es un absurdo total “no hay razón para que a estos dos niños los desaparezcan”, afirmó el padre que después de seis meses de la desaparición de Carlos Santiago y Pedro Andrés perdió la esperanza de encontrarlos con vida.

Constante dolor. “Uno trata de no llorar, trata de hacerse el fuerte, pero realmente cada vez que pienso en esos niños, veo sus caras y recuerdo la infamia,  es imposible que no nos vengan lágrimas; eso no termina, eso está ahí”, comentó en medio de llanto. Pedro Restrepo recuerda a sus hijos como la razón de la vida y como un milagro de ella. Los recuerda también  siendo felices, en todos los momentos mientras estuvo con ellos y ahora lo triste es no tenerlos.

Cuando desapareció, Carlos Santiago tenía 17 años;  había comenzado a estudiar Medicina en la Universidad Central del Ecuador. Tenía el sueño de especializarse en Cardiología.

Pedro Andrés tenía 14 años; estudiaba en el colegio Ecuatoriano Suizo y quería  ser ingeniero informático.

Los recuerdos no mueren. Carlos Santiago, este 2017 hubiese cumplido 46 años y Pedro Andrés, 43. La casa de los Restrepo está llena de recuerdos, con fotografías por todos los espacios.

También se observan cuadros con pinturas realizadas por el hijo mayor.

El dormitorio de Carlos Santiago está rodeado de imágenes que son muestra de la lucha de 24 años: carteles y fotografías. 
Los stickers que se niegan a desaparecer y que Carlos Santiago coleccionaba aún se conservan en su clóset.

'Con mi corazón en Yambo'

María Fernanda tenía 10 años cuando sus hermanos desaparecieron. Hace cuatro años inició la recopilación de datos y se decide a llevar al cine, el documental ‘Con mi corazón en Yambo’, estrenado en el año 2011.

Su padre afirma que su hija es  una de las “víctimas de este crimen”, pero que a pesar de la tristeza y el dolor, logró que ella salga adelante. Es periodista y se especializó en cine, televisión y documentales.

Sobre el documental, Pedro Restrepo dice que el trabajo de su hija busca que el hecho no sea olvidado y se quede en la memoria del país.

Comentó que para él fue impresionante observar videos que nunca imaginó que existían y en los que sus hijos aparecen sonrientes. “Esas risas son las únicas caras que yo tendré en la vida”, aseguró.

Al consultarle si se arrepiente de algo,  asegura que no. “En el sentido fatalista de la vida, podría haber dicho me arrepiento de haberme ido a la Costa a descansar... las cosas pasan, uno no las programa... lo que pasó con mis hijos es un absurdo, pero esos absurdos pasan cuando hay gobiernos dictatoriales, gobiernos que violan e irrespetan los derechos humanos, que lo único que hacen es causar terror en la ciudadanía y hacer lo que quieran con impunidad”, manifestó.

Dijo también que en momentos, en medio del bajón anímico y como tratando de olvidar, se encerraba a tomar licor. “Pero venían las caras de esos niños como a despertarnos y a decirme no, la cosa no es por ahí, y seguía luchando”.

El caso Restrepo se convirtió en el símbolo de lucha que no decae. Fue un hecho  en el que se comprobó el engaño de la Policía. Uniformados fueron encarcelados y sentenciados, pero las interrogantes siguen en la familia. El Gobierno de Rafael Correa reabrió el caso en busca de nuevos datos que esclarezcan el hecho y, mientras eso sucede, Pedro Restrepo sigue a la espera de respuestas y dice que buscará la verdad hasta el último día de su vida.

Su vida en Ecuador

Pedro Restrepo tiene 68 años.  Es ingeniero mecánico. A finales de 1969 llegó desde Colombia a Ecuador, invitado por el gerente de la fábrica textil Internacional para asesorar en el tema de mantenimiento de maquinaria.  Era recién casado y buscaba expandir su experiencia profesional en la que tuvo éxito. En Ecuador nacieron sus tres hijos: Carlos Santiago, Pedro Andrés y María Fernanda.   Luego de 2 años de la muerte de su esposa, se casó con Martha, su cuñada. El amor nació en medio del dolor. Ella se convirtió en el cerebro de la lucha. Afirma que es su esposa y al mismo tiempo la madre de su  hija. “Dios aprieta pero no ahoga y siempre habrá una salida a los problemas y a la tragedia de la vida”, enfatizó. La califica como una mujer extraordinaria.

EL MISTERIO DE LA LAGUNA DE YAMBO

TRAS declaraciones del expolicía Hugo España, que aseguró que los cadáveres de los hermanos Restrepo fueron lanzados a la laguna de Yambo, en 1991 inició la búsqueda sin obtener resultados positivos hasta la actualidad. El lugar  se encuentra desolado, con botes viejos alrededor de la laguna y juegos infantiles dañados.

Sin embargo, se ofrece servicio de cabañas y aviturismo.  Para Pedro Restrepo, Yambo se convirtió en la tumba de sus hijos, desde el testimonio de España. La laguna se encuentra situada en Salcedo, cantón de la provincia de Cotopaxi, a dos horas de Quito. El lugar encierra misterio y leyenda. Una de las historias relatadas, especialmente por los ancianos, es que en épocas del ferrocarril, durante el recorrido del tren,  los vagones se salieron de las rieles y la locomotora se volcó aparatosamente.