Correa visita al vicepresidente Glas en una audiencia por el caso Odebrecht

Ratio:  / 0
MaloBueno 

correa glasQuito (EFE).- El expresidente de Ecuador Rafael Correa visitó hoy al vicepresidente sin funciones Jorge Glas en la Corte Nacional de Justicia (CNJ), donde afronta un juicio por asociación ilícita en el caso de sobornos de la empresa brasileña Odebrecht.

Correa llegó a las 10.30 hora local (15.30 GMT) y estuvo en la sala de audiencias cerca de una hora, sentado en la parte del público, dijeron a Efe fuentes de la Fiscalía.

Una testigo agregó que le dio un abrazo al vicepresidente Glas, tras lo cual hizo declaraciones en las que volvió a decir que la consulta popular que pretende llevar a cabo su sucesor, Lenín Moreno, es un "golpe de estado".

El antiguo mandatario reveló en la víspera que tenía intenciones de visitar a Glas en las audiencias judiciales o en la cárcel número 4 de Quito, donde se encuentra desde el pasado día 2 de octubre bajo el régimen de prisión preventiva.

Correa afirmó que la visita a Glas en la CNJ lo hacía por considerar que es un "deber de amigo" y cristiano.

"Mi apoyo, mi abrazo, mi reconocimiento, mi amistad, mi gratitud y admiración" a Glas, quien se encuentra "injustamente detenido y más injustamente acusado" de un delito "que jamás cometió, en el que jamás participó y que jamás habría permitido de saber que se estaba efectuando", añadió Correa en declaraciones a los periodistas.

Insistió en que "no hay ninguna prueba contra él", y dijo que su caso se trata, "tal vez, del primer preso político que tiene el país en los últimos años", bajo el supuesto interés de "apoderarse de la Vicepresidencia", según denunció.

El juicio contra el vicepresidente sin funciones y otros ocho procesados por asociación ilícita cumple hoy una semana y se encuentra en su fase final tras finalizar ayer la presentación de pruebas y testimonios.

La Fiscalía General acusó a Glas de beneficiarse de 13,5 millones de dólares en sobornos pagados por Odebrecht para la adjudicación de cinco contratos de obra entre 2012 y 2016, cuando era responsable de sectores estratégicos bajo el Ejecutivo del entonces presidente Rafael Correa.

En diciembre de 2016, el Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que Odebrecht pagó 788 millones de dólares en sobornos en doce países de Latinoamérica y África.

En el caso de Ecuador, dicho informe señala que entre 2007 y 2016 la constructora brasileña pagó sobornos por valor de 35,5 millones de dólares a "funcionarios del Gobierno", lo que supuestamente le generó unos beneficios de más de 116 millones de dólares.