Con cuidado intensivo, niña prematura se recupera en hospital Luis G. Dávila

Ratio:  / 1
MaloBueno 

recien nacidoTulcán. Encontrar a una madre con su rostro lleno de alegría en el servicio de neonatología trasciende en emoción hacia el personal del hospital Luis Gabriel Dávila de Tulcán. Fernanda nació de 32 semanas, con una talla de 36 centímetros y 800 gramos de peso, cabía en la mano de su madre lo cual se identifica como prematurez extrema.

Luego de 49 días de permanecer ingresada en la institución, Carmen la madre de la paciente, tiene 34 años de edad y es oriunda del cantón Mira, provincia del Carchi. Está a punto de recibir el alta de su hija no hace más que agradecer a los profesionales que las atendieron y cuidaron con tanta abnegación de su salud.

Patricio Cadena, pediatra de la unidad de neonatología comenta que la bebé por el estado crítico ingresó a la Unidad de Cuidados Intensivos neonatales (UCI) donde le brindaron toda la atención que incluye ventilación mecánica durante quince días, luego procedieron a administrarle alimentación parenteral que le llegaba directo a su pequeño corazón, al generarse una infección recibió antibiótico y transfusiones sanguíneas. Posterior a su estabilización ingresó a fitoterapia, pasando luego con el beneplácito de los médicos a cuidados intermedios donde inicia un tratamiento para el crecimiento y finalmente se encuentra en plan canguro.

Carmen hace visible su emoción al ver que su hija empezó a recibir alimentación directa del seno, “sus primeros sorbos de amor” señala su madre, con lo cual a pesar de la difícil situación que vivió, Patricio Cadena, pediatra del hospital LGD da el alta a la pequeña.

El pediatra señala que las secuelas de los niños prematuros son diversas como daños en la retina, pulmones, consecuencias a nivel neurológico entre otras, pero nuestro principal objetivo es entregar a sus padres un niño con el menor número de secuelas posible. “Es un logro para la institución y a la vez fortalece al personal” dijo Patricio Cadena.

A la salida del hospital la paciente recibirá apoyo de la casa de salud hasta los 6 meses de edad, con seguimiento neurológico, nutricional y terapia física; y su madre que ha demostrado mucho esfuerzo y amor por la pequeña, contará con apoyo psicológico.

La UCI cuenta con una capacidad para dieciséis niños, tiene 5 termocunas de calor radiante, 4 termocunas, 10 cunas corrientes y 8 incubadoras, laboran 6 pediatras, 5 médicos generales, 18 enfermeras, 1 fisioterapista, 1 bioquímico y 1 genetista. Cerca de cincuenta niños ingresan mensualmente a esta unidad de los cuales aproximadamente veinte requieren de cuidados intensivos.