Sentirnos tan cerca, pero tan lejos

00:24 220 hits

Sentirnos tan cerca, pero tan lejos

Ratio:  / 0

A veces, acostados en la cama, María y yo no estamos acostados en la cama.
A veces, en el espacio donde debiéramos compartir las cosas de los dos, incluido el amor, no estamos en el espacio donde deberíamos compartir las cosas de los dos, incluido el amor.

Leer más: Sentirnos tan cerca, pero tan lejos

Torcer el cuerpo para enderezar el alma

00:33 226 hits

Torcer el cuerpo para enderezar el alma

Ratio:  / 0

Hice yoga dos meses cuando tenía 19 años. Y nunca más volví a torcer el cuerpo porque sentí que no era lo mío, que no era ese el camino para, al menos en mi caso, enderezar el alma.

Leer más: Torcer el cuerpo para enderezar el alma

El extraño almacén que un día llegó a Quito

00:30 250 hits

El extraño almacén que un día llegó a Quito

Ratio:  / 0

María me dijo una noche de viernes que hagamos planes para el fin de semana y que entre esos planes había un itinerario que yo no podría negarme: ir a conocer los almacenes Zara.

Leer más: El extraño almacén que un día llegó a Quito

Del silencio como un click que comunica

00:12 239 hits

Del silencio como un click que comunica

Ratio:  / 0

Hace diez años, en una atestada avenida de Tokio (Japón) vimos algo que jamás creíamos mirar alguna vez en el Ecuador: mientras caminaban de manera veloz por las aceras, parejas o grupos hacían solo dos cosas: fumaban con una mano y chateaban con la otra.

Leer más: Del silencio como un click que comunica

El deseo de cambiar todo lo que ha fallado

00:40 185 hits

El deseo de cambiar todo lo que ha fallado

Ratio:  / 0

Si tuviésemos el don de volver al pasado y cambiar las cosas en las que fallamos o con las que hicimos daño o por las que ahora estamos donde estamos…

Leer más: El deseo de cambiar todo lo que ha fallado

Ese “like” que no es inocente ni puro

Ratio:  / 1

Por Rubén Darío Buitrón

@rd_bui

Pudiera parecer que los zares de las redes sociales, en especial de Facebook, a veces se enredan en cosas tan simples como decidir si es necesario seguir exclusivamente con el “like” cuando algo te gusta o si este término es confuso cuando te satisface el contenido pero no te agrada el origen o la persona que es el motivo del texto.
Sin embargo, no es tan simple como parece. Se sabe que con cada inocente “like” que damos a un texto o a una fotografía o a un meme o a una frase, la empresa Facebook (porque es una de las empresas más ricas del mundo, no crean que es un medio de comunicación gratuito) gana tres centavos de dólar.
¿Imaginan ustedes cuánto dinero gana Facebook al día, en todo el mundo, con los cientos de millones de ingenuos (cambiemos de adjetivo) “likes” que damos?
Te preguntarás cuál es el negocio de los “likes” y la respuesta es fácil: Facebook va acumulando todos tus “likes” y, a través de la información que obtiene con ellos configura tu personalidad, tus gustos, tus preferencias, tus ilusiones, tus aspiraciones, tus sueños, y con ellos arma tu perfil.
Ese perfil que arma lo vende a miles de poderosas empresas que necesitan la información para conocer qué tipo de productos deben fabricar, a qué clase de público deben dirigirse, cómo explotar industrialmente el conocer qué música o qué película o qué autor están de moda, qué tendencia social se impone en el mundo…
Así que el dilema de la empresa Facebook no es cualquier cosa. Es un dilema que puede darle muchísimo más dinero o que puede hacerle bajar su alta cotización en la bolsa de Nueva York, porque si tienes la opción de elegir entre “like” o “don’tlike” puedes estar decidiendo hacia dónde va la economía mundial.

Subcategorías

  • Opinión del Norte
  • Editorialistas
  • Caricatura
  • Gente Común