La construcción del centro médico superará el medio millón de dólares.

Ratio:  / 0
MaloBueno 

chota
Ibarra.-
La necesidad de la construcción de un dispensario de salud Tipo A1 hizo que cerca de mil agricultores de las comunidades de Chota, Mascarilla, Pusir, Tumbatú y San Vicente de Pusir, cierren la Panamericana Norte en el sector del puente de Mascarilla. Tras escuchar la propuesta se decidió levantar la medida.

Los habitantes del valle del Chota tendrán su centro médico. El costo del mencionado proyecto superará el medio millón de dólares. La infraestructura contará con una sala de espera, un consultorio polivalente, área de odontología, un consultorio de obstetricia, área de procedimientos, enfermería, farmacia, dos dormitorios, sala, comedor, varios baños, una bodega, área de desechos y limpieza, lavandería, máquinas y cisterna, un generador y un transformador de energía, según el informe emitido por el IESS, adjunto al acta firmada.

Firma de un acuerdo con el IESS

Ana Acosta (derecha), coordinadora provincial del Seguro Social Campesino, fue la encargada de elaborar el acuerdo entre el IESS y los comuneros del Valle del Chota. La representante arribó al lugar así que la medida se inició, sin embargo el diálogo no fue necesario y los protestantes solicitaron que los documentos sean una garantía de cumplimiento de la obra.

Los comuneros salieron desde las 07:00 a la vía a exigir el compromiso de las autoridades para que se ejecute la obra anhelada por más de 10 años. En Chota existe ya un dispensario, sin embargo su tamaño y condiciones no permiten que los agricultores sean atendidos al 100%. 1 000 personas aproximadamente se beneficiarán del dispensario médico que se construirá en Chota.

La necesidad colectiva hizo que tomaran la medida, pero aclararon que no iban a realizar ningún acto de violencia, ya que son gente pacífica y trabajadora, que han dedicado su vida a la agricultura y ahora, con la llegada de los años, sienten múltiples dolencias que requieren atención oportuna en un centro médico del sector.

Pedido. Luis Gudiño estuvo al frente de la manifestación y aseguró que la ley dice que si se cierra el dispensario, tienen que acudir al más cercano que es en la comunidad de Juncal.

“Hay que tomar en cuenta que los compañeros viven a varios kilómetros de Chota y para llegar desde aquí hasta Juncal debemos recorrer 16 kilómetros. Han venido muchas delegaciones, pero la gente se cansó, se indignó”, aseguró.

Además comentó que la atención que reciben es a un 60%, sin embargo resaltó que medicación no les ha faltado y cuando algo no hay en el dispensario de Chota, enseguida les dotan de medicamentos en Ibarra.

Acercamiento. Como delegado de la Gobernación de Imbabura estuvo Miguel Seraquive, intendente de Policía encargado, quién dialogó con los comuneros y estableció la firma de un acuerdo entre los funcionarios del Seguro Social Campesino y los agricultores.

“Como autoridades hemos brindado una socialización y dado la información pertinente para que no se den este tipo de situaciones. Se ha consensuado con los dirigentes para establecer parámetros y dar un seguimiento al proyecto que se va a ejecutar”, dijo.