Ushuta, calzado 100% ecológico, desde Otavalo para Estados Unidos y Europa

Ratio:  / 3
MaloBueno 

zapatos

Otavalo.- La tendencia de usar zapatos ciento por ciento artesanales entró con fuerza desde julio de este año a Imbabura y al país. Fredy Andrango, ibarreño, es el mentalizador de este producto elaborado a mano. El proyecto nuevo que puso a temblar a marcas como converse y otros inició con un tema de tesis de una maestría.


“En un proyecto de tesis de una maestría que apliqué pude descubrir que los neumáticos pueden usarse para suelas de zapatos”, dijo el joven empresario, que no tenía ni idea como armar el producto. Así que hizo una alianza estratégica en mayo con el diseñador de calzado Charic Amaguaña, de Otavalo, quien es el creador de la marca Pancos. Allí empezó todo.

Primeras pruebas.- Mayo y junio fueron los meses suficientes para poner a punto el modelo del primer calzado que fue bautizado como sumac que significa confort.
Para fusionar a la perfección el trabajo se dividió en dos partes. Fredy se encarga del reciclaje y elaboración de las suelas en Cayambe y Charic del armado del zapato. El ensamblado se ejecuta en Otavalo. La primera vez se confeccionaron mil pares de zapatos en tallas para niños y adultos. Se distribuyeron en todo el país mediante pedidos vía online.
Sin embargo los puntos físicos están en ciudades como Atuntaqui, Otavalo, Quito, Cuenca, Guayaquil y Manta.

Elaboración.- El zapato inicial contiene yute, tela de telar, suela con látex y la suela reciclada de neumático. Ahora buscan alternativas y salió al mercado el calzado con el nombre rummy que significa dureza. La única diferencia de este estilo es la cinta que reemplaza al yute la cual da un diseño juvenil.
“El alma de los zapatos es el reciclaje. Eso no cambia nunca”, dijo Fredy. Para esta colección se crearon 500 pares por temporada. Hay una tercera colección que saldrá en febrero por Carnaval. Lo que se mantendrá es la suela de llanta.

Dato / La marca Ushuta llegó a Europa y Estados Unidos

El calzado artesanal llegó a  New York en los Estados Unidos. Según Fredy Andrango también enviaron diez pedidos a Canadá e Inglaterra. El empresario que estudió en los Estados Unidos y también en Inglaterra, busca evolucionar el calzado tradicional por un producto ecológico.