Educafuturo, iniciativa académica que se aplicó en comunidades de Otavalo

Ratio:  / 1
MaloBueno 

inclusion

OTAVALO. Sentimientos encontrados, eso fue lo que José Luis Goyes, gerente de responsabilidad social de Expoflores, fue lo que sintió durante la clausura de los proyectos Educa Futuro y A Ganar.

Ambas iniciativas fueron dirigidas a los niños y jóvenes del cantón, que dejaron de trabajar y se insertaron en la parte académica.

“Estamos alegres porque se cumplieron las metas y los resultados”, dice con la seguridad del caso. Los beneficiados directos fueron 800 niños y jóvenes del cantón, especialmente de las escuelas 10 de Agosto, 31 de Octubre y Alfredo Pérez Guerrero como principales.

A ellas se sumaron instituciones educativas de las comunidades de Pijal y Cotama. “Hay sentimientos de nostalgia por la relación que se creó durante estos tres años con los niños de las escuelas y jóvenes de las comunidades”, agrega Goyes.

Hace tres años Expoflores, en alianza estratégica con Partners of the Américas, ejecutó el proyecto binacional Ecuador-Panamá “EducaFuturo”, en la provincia de Imbabura, en los cantones de Ibarra, Antonio Ante y Otavalo.

Su objetivo es aportar a la permanencia educativa y la reducción del trabajo infantil en las poblaciones indígenas y migrantes en esta provincia.

El proyecto inicial esta para 300 personas, pero las expectativas fueron superiores a tal punto de casi duplicar esa cifra. 800 niños y niñas, 400 familias, 100 maestros, 50 actores locales y fincas florícolas participantes en la Red de Responsabilidad Social, fueron entre otros los beneficiados de la iniciativa empresarial privada.

Satisfacción total

Para Pablo Monar, gerente de ‘Flor Eloy’, le queda a tranquilidad del deber cumplido durante los últimos tres años. “Hay que replicar este tipo de proyectos. La incidencia que tuvo este proyecto en la comunidad, especialmente entre nuestros niños y jóvenes fue inmensa”.

Las palabras del directivo coincidieron con Sebastián Salazar, uno de los beneficiados, quien también destacó el aporte que Expoflores le dio a la juventud de las comunidades. “Me llevo las mejores experiencias y lindos momentos. Aprendí mucho en todo aspecto”, comentó.

Aunque el proyecto duró 3 años, el aporte de la organización fue durante los últimos siete años. Los componentes en los que se trabajó fueron educativo, medios de vida, política pública y relaciones interinstitucionales.

Para Expoflores y el proyecto EducaFuturo ha sido fundamental generar alianzas estratégicas y de cooperación con actores comunitarios, instituciones educativas de las localidades y con los Gobiernos Autónomos Descentralizados del cantón Otavalo, el Patronato de Antonio Ante y la Junta Parroquial de San Roque. Además, los dirigentes comunitarios, directores y maestros de las escuelas están contribuyendo al mejoramiento de las condiciones de vida de niños y niñas de la provincia de Imbabura.