'La soba del cuy', un procedimiento de diagnóstico de enfermedades

Ratio:  / 0

PAG 8 RQ

Otavalo.- Para las parteras del cantón la soba del cuy es un procedimiento de diagnóstico, pronóstico y curación de enfermedades. Así lo asegura Mercedes Muenala, durante un encuentro de parteras que se realizó en el hospital San Luis.

La experimentada mujer dice que tratamiento se lo realiza frotando con un cuy todo el cuerpo del paciente, sacrificando luego al animal para examinar su organismo.

Como procedimiento de diagnóstico, el organismo del cuy reproduce las afecciones que tiene el paciente, y para el curandero la observación del organismo del cuy equivale a la observación del organismo interno del paciente. El diagnostico del cuy consiste en dos partes: inspección de la parte externa del animal y examen de los órganos internos.

“Parece irreal pero es verdad, mi abuelita y mi madre siempre se curaban de esta manera. Yo sé y aprendí a diagnosticar”, dice Genoveva Maigua mientras observa como Josefina Lema hace una evaluación del tema.

Tras la pasada por todo el cuerpo al paciente, en la mayoría de casos el cuy muere.
Según Muenala la energía negativa hace que el animal fallezca al instante.

Para el diagnóstico y cura, el animal es pelado de manera cuidadosa, lo que permite mostrar que los órganos interiores sean visibles.

Luego de esto se procede a la observación de cada órgano, e incluso en algunos casos a la palpación de los mismos: órganos intestinos, riñones, páncreas, estómago, hígado y vesícula. Se corta el diafragma y se observan los pulmones y el corazón. Se continúa con la garganta. Finalmente, se despelleja la cabeza del cuy liberando el cráneo para su observación.