San Juan de Pocyo de Ilumán, un lugar sagrado para los pueblos kichwas

Ratio:  / 0
MaloBueno 

P10

Otavalo.- Durante milenios los seres humanos han experimentado en la naturaleza, una fuente de agradecimiento por sus ritmos y su armonía. Esa creencia y fe, se mantiene dentro del Pueblo Kichwa que da ese valor sagrado. La naturaleza ha sido y es una fuente, de inspiración espiritual y sagrada.

La vertiente de San Juan de Pocyo de Ilumán, es uno de esos lugares sagrados, para la población indígena en Otavalo. Los rituales alrededor de los ‘pocyos’ (pequeñas vertientes naturales de agua) van orientados a captar las buenas energías del agua y la tierra, con la finalidad de tener días mejores.

Jorge de la Torre, presidente del Gobierno Parroquial, destaca la importancia del lugar donde se realizan los rituales previos a las celebraciones Pawkar Raymi, Inti Raymi, Kolla Raymi y el Kapac Raymi. A estas celebraciones se suman las fechas especiales como el inicio del calendario andino, en marzo o el Ñawi manllay, lavado de cara, ceremonia que se realiza cuando se comprometen en matrimonio los novios.

En la tradición andina, el agua se conecta directamente con la Pachamama y eso le da una energía especial y poderosa. “Es un lugar sagrado donde nuestros yachaks llegan hasta el lugar para realizar sus rituales de saberes ancestrales”, recuerda el dirigente.

sa conectividad y fe, entre lo natural y la creencia kichwa hace que lleguen hasta la vertiente, turistas de Estados Unidos, Canadá, Holanda y se van maravillados por las creencias que practican los indígenas.

“Hay yachaks que enseñan los saberes ancestrales a extranjeros. El respeto a la naturaleza es lo que les interesa difundir por todo el mundo”, corrobora De la Torre.

La riqueza natural de Ilumán es infinita, aparte de San Juan, hay otras vertientes como Soltero Pocyo, Serena Pocyo, Toro Pocyo, Rosas Pocyo, Kinti Pocyo, Kulimburro Pocyo y Tenería Pocyo, también consideradas sagradas que purifican la espiritualidad del ser humano.