Nicolás Herrera paseó su arte por Beijing

10:06 1260 hits

Nicolás Herrera paseó su arte por Beijing

Ratio:  / 0
MaloBueno 

pag 6Desde un amplio y acogedor espacio, ubicado en el Mirador de la Aduana, salida norte de Ibarra, Nicolás Herrera retracta al mundo.

 

El artista de origen carchense, pero ibarreño de corazón, es catalogado como uno de los principales exponentes de la pintura, escultura y muralismo a nivel mundial.

Exposición. Su más importante logro está siendo presentada en el Arthur M. Museo Sackler en la Universidad de Pekín, en China.

Esta exposición es considerada una de las más importantes del mundo a nivel de arte y Nicolás fue escogido para estar ahí. El artista estuvo pintando en este evento durante 40 días.

Fueron 10 impresionantes obras de gran formato que dejaron con la boca abierta a visitantes de todo el mundo. “La exposición era del ecosistema, de la naturaleza encantada, toda la obra era con este concepto.

Fue el premio más importante que he tenido en mi vida y estoy muy feliz, todo lo que realicé se quedará en el museo y para mí es lo mejor. Ahí están los grandes maestros del mundo, siento que he podido transmitir mi vida, mi idea y mi pensamiento”, menciona con emoción.

Esta bienal estará en el país asiático hasta el 28 de febrero. Tres ecuatorianos estuvieron presentes, pero Nicolás fue invitado de honor representando a Latinoamérica.

Su trayectoria hizo que llegara al evento con todos los gastos pagados. Además le entregaron una importante compensación económica y los materiales para pintar en las distintas jornadas, junto a 300 artistas de renombre mundial.

Su vida. Armando Nicolás Herrera, es un carchense de 55 años de edad. Nació en Los Andes, una pequeña parroquia del cantón Bolívar. La pasión por el arte la inició entre la naturaleza y paisajes de su tierra. Su madre, Blanca Piedad Dávila, fue educadora y poeta y su padre Neptalí Herrera, siempre se dedicó a la agricultura.

De muy pequeño llegó a Ibarra, ciudad a la que describe como hermosa, pequeña y republicana. “Me enamoré de Ibarra y decidí quedarme aquí”, menciona. Vive en su propiedad con su única hija, Soli Herrera, quién heredó de su padre la pasión por el arte y la pintura. Nicolás señala que la mayoría de su tiempo ha vivido solo, ya que su hija tiene un hogar formado.

“Me he dedicado más de 37 años a la pintura, todos los días estoy entregado a mis obras”, agrega. Arte. Para Nicolás lo más importante de su profesión es que las personas valoren su trabajo.

Admite, además, que cuando un admirador de arte se interesa en una de sus obras deja a un lado el valor económico y hace todo lo posible porque una de sus creaciones llegue al hogar de su cliente.

Comenta también que sus esculturas son moldeadas en barro, que considera como el mejor material. “Dios creó al hombre del barro y es algo fantástico”, asegura.

Proyecciones. Entre sus mayores objetivos para este año está volver a Beijing junto a 12 artistas de todo el mundo en el mes de mayo. “Todos los días me he dedicado a esto, volveré con importantes piezas de escultura”.

Finalmente, invita a toda la población imbabureña a visitar su museo de arte, en donde presentará una Exposición Antológica con 60 obras entre pinturas, escultura y máscaras, durante todo el año. “Quiero compartir con el público ibarreño, las puertas del lugar van a estar abiertas para todos”, dice.

Tenga en cuenta...

Importante presencia

La inauguración de su museo contará con la presencia del curador y crítico de arte internacional, Miguel Benavidez.

Obras destacadas

Uno de sus trabajos más destacados es el Mural Jardín de las Mujeres, ubicado en la Casa de la Provincia del Azuay.