La identidad se marca en la cerámica de Luis Andrango

Ratio:  / 0
MaloBueno 

intercultural
Ibarra
.- La cerámica de alta gama está presente en la ciudad desde hace siete años. En pleno centro de Otavalo, la galería Camino del Sol de Luis Andrango, ofrece una gran variedad de productos artesanales de alta calidad.

 

 Producción. La cerámica que se exhibe en la mencionada galería es producida en los talleres del maestro cuencano Eduardo Vega. El artesano es uno de los muralistas y diseñadores de cerámica más apreciados de América y su trabajo se ha extendido a nivel mundial.

Artículos. En Camino del Sol se pueden encontrar desde pequeños azulejos con decoraciones pintadas a mano, hasta un sin número de utilitarios como jarros, queseras, juegos de café y vajillas completas.

Especialidad. La identidad del país y de quienes lo habitan se ve reflejada en cada una de las piezas que se exhiben y comercializan en esta galería. “El artista plasma manualmente todo el diseño. Para la elaboración de las piezas Vega utiliza siete clases de arcilla. Todo este trabajo garantiza la adquisición de un producto único e irrepetible en el mercado”, explicó Andrango.


Los principales clientes de la galería son turistas extranjeros.

En el país. El alto costo de los artículos priva a muchos la obtención de estas singulares y atractivas piezas de cerámica. El trabajo de Vega, a nivel nacional se puede encontrar en cuatro provincias del país Pichincha, Azuay, Guayas e Imbabura.

Para el extranjero. El principal mercado de las cerámicas Vega se encuentra en Estados Unidos, así lo confirma Andrango. “Los clientes que más no visitan provienen de Norte América, en su mayoría, pero la cerámica se ha exportado a países de Europa y Asia”, explicó.


La presencia de estas artesanías de lujo en el país sobrepasa los 25 años.


Los precios son el principal limitante para la población local a la hora de adquirir estos productos. El plato de un juego de vajillas puede costar desde 12 dólares. “Se nota que es un trabajo muy laboriosos y único”, dijo José Córdova, habitante de la ciudad.