Lluvias cobran la vida de una persona en San José de Quichinche Otavalo

Ratio:  / 1
MaloBueno 

lluviasOtavalo. La muerte sorprendió a Alberto Gómez mientras dormía. Sucedió la noche y madrugada del viernes último, en la comunidad de Minas Chupa en la parroquia de San José de Quichinche.

Gómez de 75 años literalmente vivía en una choza pequeña adjunto a la escuela Manuel Córdova Galarza. Carlos López, capitán del Cuerpo de Bomberos quien llegó al lugar describió la escena del lugar como terrorífica. “Él vivía en una Chosa, no tenía una construcción técnica, más bien la vivienda fue armada de una manera artesanal”, explicó el uniformado.

De acuerdo a los primeros indicios, una pared que cerraba la escuela cedió ante las lluvias, lo que originó su caída sobre el lugar donde habitaba Gómez matándolo al instante. El impacto fue lo que alertó a los comuneros quienes al ver lo ocurrido no pudieron salvarle la vida al agricultor.

“La quebrada se desbordó por ende se llevó la pared y el lugar donde vivía don Albertico”, relató César Caiza quien vive en el sector. Según el agricultor de 68 años, el hoy occiso vivía en un espacio construido con bloques y madera. La versión concuerda con el informe del Cuerpo de Bomberos donde aseguran que la casa no reunía las condiciones mínimas de seguridad.

Según el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología, Inamhi, las lluvias en la región se prolongarán hasta finales de mayo próximo. Ante esto desde el Cuerpo de Bomberos  se tiene listo un plan de emergencias para contrarrestar cualquier otro incidente.

Sin precedentes.
La muerte de Gómez por causa de la lluvia, es la primera que se registra en Otavalo. El último episodio que vivió la ciudad, por causas de la madre naturaleza, fue la inundación sufrida el 27 de abril de 2016 donde varios sectores de la urbe sintieron los embates de la naturaleza. La Florida fue uno de los barrios más afectados. En aquella oportunidad las calles quedaron cubiertas de lodo al igual que el Complejo Recreacional El Neptuno, cuya piscina recibió las aguas de una quebrada vecina que se taponó.