Una persona murió al lanzarse de un bus sin frenos

Ratio:  / 9
MaloBueno 

accidente

Ibarra.- A las 15:00 de este miércoles 17 de mayo, un cielo nublado cobijaba al barrio 19 de Enero; aunque nadie se imaginaba, eso era el preludio de una tragedia que enlutaría al sector pocos minutos después.

Según testigos el bus número 088, de la Cooperativa San Miguel de Ibarra, fue visto horas antes, estacionado en la parte baja del sector, aparentemente con fallas mecánicas.

Sin embargo esta unidad de transporte logró llegar a la parada de buses del barrio en mención. Poco a poco empezaron a ingresar los pasajeros, se embarcaron en la unidad de transporte y habría emprendido su marcha, pero pocos metros después el pesado automotor empezaría a correr sin control; la primera hipótesis es que perdió los frenos.

En ese momento los ocupantes del bus de transporte público empezaron a salir del automotor lanzándose por las puertas de la unidad, muchos lo hicieron y se salvaron de morir.

En la desesperación lo mismo quiso hacer Rubí Carlosama, de 39 años de edad y madre de dos pequeños niños. Ella no iba sola, a su lado viajaba su esposo y fue él quien primero decidió lanzarse del automotor, lo hizo y pese a sufrir golpes en sus piernas estaba a “salvo”; pero su cónyuge al momento de saltar de la unidad, la cual hasta ese momento ya había alcanzado cierta velocidad, no tuvo la misma suerte que el resto de gente, su cabeza cayó sobre una piedra y al parecer también se golpeó contra el bus y falleció a un costado de la carretera.

Murió al instante. La escena era desgarradora, el primero en observar el cadáver de Rubí fue su esposo, quién no podía entender qué pasó en tan solo minutos. Inmediatamente al lugar llegaron los vecinos, todos conocían a la hoy occisa, con lágrimas en sus rostros trataban de cubrir el cadáver con una cobija, ya que la lluvia también era parte de esta escena que no olvidarán en mucho tiempo los moradores del Barrio 19 de Enero. Sus familiares desconsolados pedían justicia.

El pesado automotor recorrió varios metros sin control por una carretera empinada, sin embargo quien en ese momento iba al volante intentó maniobrar para que el bus 088  ingrese a un terreno baldío, allí por la geografía del sitio, el bus perdió pista y cayó rompiéndose el parabrisas; es por allí que salieron los últimos ocupantes incluido el conductor del automotor.