Angochagua y La Esperanza ya combaten la desnutrición

Las acciones para combatir la desnutrición en niños de 1 a 5 años en las parroquias de Angochagua y la Esperanza se están ejecutando, a través de un programa de alimentación que llevan adelante las carreras de Nutrición, Medicina y Enfermería de la Universidad Técnica del Norte (UTN) y del Consejo Cantonal de Salud.
Según la recopilación de datos del Consejo Cantonal de Salud, en Ibarra, las parroquias que atraviesan esta problemática son Lita, Angochagua y La Esperanza .

El programa inició en enero, 70 estudiantes y 10 docentes de la UTN visitaron Angochagua y La Esperanza, en estas dos comunidades se realizó, a 300 niños, una medición antropométrica, para conocer su talla y peso, de esta manera se determinó cuántos pequeños se encuentran en situación y en riesgo de desnutrición.

Geovanny Rodríguez, co-director del proyecto y docente de la UTN, indicó que el programa tiene tres fases: recopilación, intervención y evaluación.

Actualmente, culminaron con la fase de recopilación “recolectamos datos, de cada niño, se realizó una medición antropométrica, hicimos tabulaciones y encontramos que aproximadamente, entre Angochagua y La Esperanza, 156 niños que se encuentran en situación de desnutrición y riesgo de desnutrición”

Rodríguez señaló, que en los próximos días, implementarán la fase de valoración, el objetivo es conocer las causas y razones por las que estos niños se encuentran en este rango, en función de los valores de alimentación de los menores “suministraremos alimentos para compensar la falencia nutricional”dijo.

Según los análisis del proyecto, existen varias causas para que los niños se encuentren en esta deficiencia alimentaria, un factor principal es la remuneración mínima en los hogares, la falta de conocimiento de una buena alimentación, entre otros.

El programa analizará cuántas veces al día se alimentan los niños. Hasta el momento se conoce de un alto número de ingesta de carbohidratos, deficiencia de proteínas, entre otros.
Claudia Velásquez, directora del proyecto y docente de la UTN, indicó que el alimento primordial para combatir la desnutrición en los pequeños es el huevo, como también la leche, que son alimentos que se acoplarán a su dieta habitual.

El programa incitará a que de los siete días de la semana, por los menos cinco, los niños ingieran leche y huevos por sus nutrientes. Se prevé que el programa culmine su tercera fase a finales de este año.

Anita Carrillo, presidenta del GAD, comentó que recuperar la salud de los niños es prioridad para el Gobierno Parroquial. Rene Morejón, vicepresidente de la Junta, es el representante de la entidad en el proyecto.

La lideresa dijo que a partir de la próxima semana los estudiantes de la UTN visitarán puerta a puerta a los niños, para poder intervenir en la salud de los niños.

“Contamos con un listado de 156 niños que deben ser intervenidos en su situación nutricional. La intervención permitirá a que las familias se comprometan a recuperar la alimentación, recuperar el estado de nutrición de un niño, actualmente, es una bendición”.

Indicó que la pandemia agravó la situación socio-económico de las familias “ varios hogares perdieron sus trabajos y disminuyeron su producción”.