Apuesta de Vanessa Chalá ya da resultados

IBARRA.- Vanessa Chalá Minda, deportista de talla olímpica y una de las mejores judocas del país, se atrevió y hace un año y tres meses armó un proyecto social y deportivo en el barrio Azaya Centro, sector que pertenece a la populosa parroquia Guayaquil. Fortalecer los valores mediante la práctica del judo es uno de los objetivos de este proyecto, mismo que ya está dando resultados.

En el barrio donde ella reside montó su proyecto social y deportivo, mismo que desde que abrió sus puertas ha tenido un importante crecimiento.
En ocasiones, la falta del recurso económico impide que los más pequeños puedan desplazarse a otros sectores de la ciudad para que puedan entrenar algún tipo de deporte.

Sin embargo, Chalá llevó un gimnasio totalmente equipado a su propio barrio. Con este hecho, a las niñas, niños y adolescentes de Azaya Centro y de otros barrios de la parroquia Alpachaca, les dio la oportunidad de, a base de una disciplina como el judo, poder invertir su tiempo libre en una actividad productiva y, también, beneficiosa para la salud y para la mente.

La destacada deportista y seleccionada nacional arrancó el proyecto con 20 pequeños. Sin embargo, al momento, cuenta con 50 judocas de entre 5 y 15 años de edad.

“Me siento muy contenta, satisfecha y agradecida con las personas del sector, sobre todo con los padres de familia, ya que he tenido el respaldo y el apoyo total para que este proyecto continúe creciendo”, mencionó Vanessa.

“Trato siempre de que sea un ambiente agradable para que, sobre todo, cambie la mentalidad de los niños del sector”, añadió la joven judoca, quien busca aportar para que la imagen de su barrio y su parroquia cambien.

La deportista que defendió los colores del país en los Juegos Olímpicos “Tokio 2020+1” está segura que en cualquier momento sacará deportistas de alto rendimiento, pero lo que también busca es que sus pupilos sean educados, respetuosos, pero sobre todo que se conviertan en mujeres y en hombres de bien.

Por el momento, la deportista y entrenadora ya ha empezado a cosechar lo que sembró. Sus dirigidos ya han empezado a lograr podio en eventos de nivel nacional.

Ella también espera que, en un par de años, varios de sus pupilos logren un cupo para unas Olimpiadas. “Estoy contenta con el trabajo que Vanessa ha realizado con los niños. Tiene el don de enseñar, la paciencia y los niños aprender rápido. Aquí, los niños aprenden lo que es disciplina e invierten el tiempo en cosas productivas y no en actividades innecesarias”, mencionó Maribel Guerrero, habitante del sector.

Por otro lado, para Manuel Espinoza, dirigente deportivo en esta parroquia ibarreña, lo que está haciendo Vanessa es de admirar y felicitar.
“Creo que con su proyecto, Vanessa está ayudando a formar a niños y adolescentes del sector en la parte deportiva y, también, excelentes seres humanos”, sentenció el ciudadano.