Autoridades confirman el hallazgo del cadáver de abogada Bernal

El presidente Guillermo Lasso y el ministro del interior Patricio Carrillo confirmaron este miércoles 21 de septiembre el femicidio de la abogada María Belén Bernal, quien desapareció desde el pasado 11 de septiembre, luego de haber ingresado a la Escuela de Policía, en Pomasqui, norte de Quito.

Con profundo dolor e indignación lamento informar que María Belén fue encontrada. Su femicidio no quedará impune y todos los responsables serán sometidos a la ley. Mi solidaridad con su madre Elizabeth y su pequeño hijo, tuiteó el primer Mandatario.

Por su parte, el ministro de Defensa señaló que la Policía «hizo su trabajo y encontró a María Belén».

«Lamento profundamente su muerte, un femicidio que no quedará en la impunidad. Encontraremos a Cáceres donde esté y lo entregaremos a la justicia. Pido perdón y ofrezco una disculpa a Elizabeth Otavalo y a su nieto», agregó.

Desde la mañana de hoy cerca del mediodía se intensificaron las tareas de búsqueda de  la abogada quiteña. Esta vez, las miradas se dirigieron hacia el cerro Casitagua, en el norte de Quito donde se encontraron las osamentas.

Por su parte, la Fiscalía adelantó que en el marco de la búsqueda de Bernal se han encontrado restos óseos en el cerro Casitagua.

ALLANAMIENTOS

En el mismo caso, la Fiscalía informó este miércoles del allanamiento a las viviendas de los padres de Cáceres, principal sospechoso de la desaparición de su esposa tras visitarlo en la Escuela Superior de Policía.

Según la institución, se allanaron los domicilios del padre de Cáceres en la ciudad de Guaranda, capital de la andina provincia de Bolívar, y el de la madre en la ciudad de Ambato, capital de la provincia de Tungurahua.

«En ambos lugares se levantaron indicios», dijo al señalar que en el domicilio «de la madre se incautó el DVR de las cámaras de seguridad, y en la vivienda del padre, computadoras y una ‘flash memory’ (memoria flash)».

Todo será analizado como parte de la investigación por presunta desaparición involuntaria, anotó.