Barrios Solidarios ha llegado a cuatro sectores de Imbabura

Hace unos dos años más de 100 mujeres de cuatro sectores de la provincia de Imbabura tuvieron la oportunidad de, a base de un sinnúmero de cursos y talleres, aprender a emprender o, quienes ya tenían sus pequeños emprendimientos, fortalecerlos. Ellas, quienes son parte del proyecto denominado Barrios Solidarios y Generadores de Paz, han expuesto sus productos en distintas ferias. Los jóvenes también han tenido su espacio.

El Programa Europeo para la Frontera Norte (Frontera Norte – Territorio de Desarrollo y Paz) es implementado por la Unión Europea y varios Estados Miembros, junto al Sistema de Naciones Unidas en las 4 provincias de la frontera norte del Ecuador: Esmeraldas, Carchi, Imbabura y Sucumbíos.

El objetivo del programa es mejorar la cobertura y calidad de determinados servicios públicos, así como fortalecer los sistemas locales de protección de derechos para poblaciones vulnerables del territorio fronterizo y, por otro, impulsar el desarrollo económico local, con una especial atención en jóvenes y mujeres.

En la “Provincia de los Lagos” se han beneficiado los habitantes de sectores como: Sagrado Corazón (parroquia La Dolorosa de El Priorato), Lomas de Azaya y Azaya Centro (Guayaquil de Alpachaca) y Andrade Marín (Antonio Ante).

Por otro lado, quienes han sido parte del programa contaron sus experiencias.

“El proyecto ha sido muy bueno y hemos aprendido mucho en cada uno de los talleres. Me siento bien: ganar el dinero con mi propio esfuerzo”, mencionó Tatiana Narváez, quien, para armar su emprendimiento, explotó los conocimientos que posee sobre la preparación de varios platos con productos del mar.

También están quienes no desaprovecharon la oportunidad de fortalecer los emprendimientos que ya tenían. “Mi emprendimiento ya tiene seis años. Mi emprendimiento es en base a una necesidad de familia, pues lo hicimos a nivel de familia y desde ahí surgió esto de la chocolatería. Es un chocolate artesanal. Lo hacemos en paletas, lo hacemos en detalle, lo hacemos en arreglos frutales y en muchos colores”, explicó Margarita Almeida.

Rebeca Chiza, de Andrade Marín-Antonio Ante, destacó la unión que se ha logrado con este tipo de proyecto, ya que han participado personas de distintos barrios de la provincia. Los beneficiados han crecido y en la actualidad ya son 500 las familias beneficiadas.

Por otro lado, este importante proyecto tiene el apoyo de organizaciones extranjeras como la Unión Europea, Cooperación Alemana, GIZ, entre otras. El Grupo Social Fondo Ecuatoriano Populorum Progressio (Fepp) también ha cumplido un importante rol.