Batalla de Ibarra se destacó por la ardua estrategia militar

Tras una victoria siempre existe una estrategia, y el 17 de julio de 1823, en la Batalla de Ibarra, no fue la excepción. Esta fecha, a más de representar un hito histórico, también ratificó la mente lúcida de Simón Bolívar como estratega militar.

Luis Fernando Revelo, director de la Casa de la Cultura Núcleo Imbabura, comentó que el 16 de julio de 1823, en San Pablo del Lago, Bolívar pasó toda esa noche planificando la estrategia para arremeter contra los invasores realistas de Agustín Agualongo.

“Pensaban que Bolívar llegaría por el camino real, por San Antonio, pero no, los engañó. Salió de San Pablo del Lago, el 17 de julio, tomando la vía del Abra y Cochicaranqui, con la intención de sorprender al enemigo. Se presume que llegó a la 14:00, a los terrenos de Yacucalle, donde se efectúa la primera escaramuza.

Se dice que dos hombres sobrevivieron, los mismos que alertaron a Agualongo. Sin embargo, estaba preparada la estrategia con tres puntos de ataque, desde el sector El Alpargate un grupo, lo que hoy corresponde Caranqui con la caballería y la infantería en la zona occidental”, explicó.

Juan Carlos Morales, historiador y autor del libro ‘Batalla de Ibarra’, confirma este hecho en su obra literaria. Además, detalla que Bolívar confió en dos elementos para ganar: el factor sorpresa, como ya se citó, y la formidable fuerza de su caballería.

Otra acción decisiva de la gesta-de acuerdo a la obra mencionada- fue la colaboración patriótica de los imbabureños, quienes informaron los avances de las tropas enemigas y después los persiguieron en su huida hasta el Chota.

Armas de la Época

Por otro lado, los registros históricos indican que para la época, pleno siglo XIX, las armas de ataque y defensa eran, en su mayoría, sables de diversas clases y fusiles de pólvora. Asimismo, se habla del combate cuerpo a cuerpo, una cualidad indispensable para el militar o soldado.
En este sentido, el museo del Centro Cultural El Cuartel se exhibe una réplica del sable que, supuestamente, habría empuñado Bolívar en el enfrentamiento. Aquí señalan que el verdadero ejemplar era una hoja de acero, posiblemente de fabricación brasileña.

Subscribe
Notify of

Lo último: