Ciudadana acusa de presunta estafa a la Cooperativa Imbaburapac

OTAVALO.- EL NORTE tuvo acceso a una denuncia efectuada por la ciudadana Katherine Guamán en la Fiscalía, en contra del señor Manuel Díaz, gerente general de la Cooperativa de Transportes Imbaburapac Churimi Canchic, a quien acusa de presunta estafa.

El caso gira entorno a un requerimiento realizado en el 2016 para ingresar a la compañía como socia, en la modalidad intraprovincial, para lo cual Guamán habría entregado la suma de USD 12 mil, como un primer desembolso para “asegurar el cupo”, según indicó.

“Me manifestaron que el valor del cupo era de USD 20 mil, pero como no tenía dicha cantidad pedí que se me permitiera depositar en dos cuotas. Los USD 12 mil en primera instancia, y los restantes USD 8 mil cuando me entreguen el cupo”, agregó la demandante.

Con dicha solicitud aprobada, Díaz supuestamente le habría asegurado que ya era socia, por lo cual empezó a trabajar. No obstante, en agosto de 2020, la unidad de transporte administrada por Guamán fue responsabilizada de atropellar a una comunera del sector de Camuendo, motivo por el cual tuvo que intervenir la Cooperativa Imbaburapac para pactar un acuerdo conciliatorio con la comunidad, en donde se resolvió que Guamán entregue la cantidad de USD 4 mil y una silla de ruedas a la víctima, algo que demoró unos meses en poder solventar. Mientras tanto su unidad estuvo retenida en la localidad en mención.

Una vez cumplido el acuerdo conciliatorio, la denunciante indicó que la cooperativa le negó la circulación, por cuanto debía pagar la suma de USD 30 mil por el cupo, “algo que no se había acordado así, pues acordamos que eran USD 20 mil, ahí está la mala fe y la estafa”, sostuvo.

Versión de la Cooperativa
Manuel Díaz, principal de la Cooperativa Imbaburapac, fue tajante en señalar que la señora Katherine Guamán estaba interesada en ingresar a la compañía, pero en ningún momento se oficializó su calidad de socia, sólo habría estado a prueba.

“Nosotros como Imbaburapac Churimi Canchic tenemos varias unidades a nombre de la empresa. En su momento las vendemos o cedemos a personas interesadas. La unidad que quería la señora, entró en un compromiso de compra venta y por lo tanto a una etapa de prueba, en la cual trabajó un aproximado de medio año. Le dimos las facilidades, depositó una cantidad, pero creo tuvo problemas familiares y solicitó la devolución. Nosotros hemos devuelto la totalidad del dinero depositado en la compañía, tenemos los documentos que lo comprueban. Ya no tenemos ningún compromiso con ella”, dijo.

Sin embargo de lo expuesto por Díaz, más tarde, se le cedió nuevamente el bus a Katherine Guamán, quien a su vez lo habría traspasado a una tercera persona, que todavía no podría ponerlo a trabajar por supuestos documentos que faltarían de entregar por la Cooperativa Imbaburapac, algo que también fue denunciado por Guamán. “La persona que adquirió ese vehículo puede venir sin problema a nuestras oficinas para hablar”, respondió el gerente.