Crimen y narcotráfico se han tomado a todo Esmeraldas

Mientras el Gobierno Nacional hace su mayor esfuerzo por frenar la ola de violencia que se vive en la provincia de Esmeraldas, los grupos armados siguen imponiendo su ‘Ley’ a punta de asesinatos y atentados. Una de las mayores preocupaciones de las autoridades, es que en esta provincia fronteriza, se hacen alianzas con quienes siembran el terror en Colombia. En cantones como San Lorenzo, se juntan las redes de narcotraficantes de Ecuador, Colombia y México.

Los que ‘mandan’
“Los Tiguerones” son la banda criminal más fuerte en Esmeraldas y operan con grupos criminales internacionales, según una investigación realizada por Primicias. Entre sus nexos está la temida columna Urías Rondón de Colombia. Pero también están “Los Gangsters”, que ya es uno de los brazos armados del Frente Óliver Sinisterra (FOS) y del cártel de Sinaloa.

El coronel Juan Carlos Flores, director de Operaciones de la Fuerza de Tarea Conjunta de Esmeraldas, explica las conexiones de las bandas locales con grupos colombianos y carteles mexicanos.

El FOS tiene unos 180 integrantes, opera desde hace varios años para el cartel de Sinaloa. En Esmeraldas sus socios son “Los Choneros”, “Gangsters” y “Patones”. Mientras que, la Columna Urías Rondón tiene 140 miembros y trabaja con “Jalisco Nueva Generación”, que les compra la cocaína. Sus aliados son “Los Tiguerones”, “Los Lobos” y “Chone Killers”.
Otras organizaciones delictivas como “Latin King”, “Ñetas”, “Los Z” y “NN”, también delinquen en Esmeraldas y trabajan para diferentes organizaciones colombianas y mexicanas. Estos nexos, alimentados por el dinero del narcotráfico, potencian el crecimiento del número de integrantes y del poder de fuego de las bandas en Ecuador.

Cada uno tiene un rol
Los grupos armados colombianos producen la pasta base, procesan la cocaína y la transportan hasta la frontera con Ecuador. Las bandas ecuatorianas hacen el acopio, dan seguridad, transportan, distribuyen y venden la cocaína que sale por los puertos de Esmeraldas, Manabí y Guayaquil.

Otro grupo en la frontera
La Segunda Marquetalia es una facción de la ex guerrilla de las FARC que desertó del proceso de paz, impulsado por Colombia en 2016. Esta facción armada controla cada vez más territorios en el sur de Colombia, en los departamentos de Nariño y Putumayo, donde mueve el narcotráfico. En Putumayo mandan Los Comandos de la Frontera que han declarado su apoyo a la Segunda Marquetalia.

Los Comandos de la Frontera y la Segunda Marquetalia, que tienen 1 500 miembros, se sumaron al proceso de paz total, del gobierno de Gustavo Petro. Esto significa que el Ejército Colombiano ya no podrá combatirlos ni perseguir a sus cabecillas, sino que debe limitarse a vigilarlos.

Para el comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Esmeraldas, general Alexander Levoyer, todos estos factores cambiantes dificultan el control en la frontera con Colombia.

Subscribe
Notify of

Lo último: