Dimiten 4 ministros de Guillermo Lasso en 48 horas y Presidencia habla de renovación

Hasta cuatro ministros del Gobierno de Ecuador renunciaron en las últimas 48 horas cuando el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, está a punto de cumplir su primer año de mandato, lo que desde la Secretaría de Comunicación de la Presidencia es atribuido a una renovación planeada.
Entre los ministros renunciantes están los titulares de las carteras de Defensa, Luis Hernández; de Energía y Minas, Juan Carlos Bermeo, y de Agricultura, Pedro Álava, además de la secretaria de Derechos Humanos, Bernarda Ordóñez, que es la única que ha manifestado diferencias con el jefe de Estado.

Después de que se conocieran las renuncias, la Secretaría de Comunicación afirmó en un comunicado que estas habían sido solicitadas previamente por Lasso, dentro de «una evaluación de todo su gabinete».

El primero en dimitir fue Hernández, quien lo hizo el martes y rápidamente fue reemplazado por el general en situación de retiro Luis Lara, exjefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

La salida de Hernández se produjo después del escándalo surgido al descubrirse que el cabecilla de una presunta red de captación ilegal de dinero había ingresado varias veces a las instalaciones del ministerio.

Las investigaciones apuntan a que varios militares y oficiales eran clientes de esta persona, de nombre Miguel Ángel Nazareno, aunque más conocido como ‘Don Naza’, que escapó de un operativo policial que pretendía detenerlo y días después apareció muerto cerca de una carretera.

ENERGÍA, CARTERA CLAVE

A Hernández le siguió Bermeo, quien en su carta de dimisión manifestaba sentir que ha concluido un ciclo «al frente de tan compleja cartera», donde considera que se ha puesto como prioridades de la gestión de esta cartera a la seguridad jurídica, la eficiencia y el fomento y atracción de inversiones.

Bermeo agradeció a Lasso su confianza para asumir esa cartera, clave dentro de la política del presidente, que se fijó como meta de su mandato presidencial duplicar la producción petrolera del país y alcanzar para 2023 el millón de barriles de crudo al día.

No obstante, la meta petrolera de Lasso se ha visto complicada después de que la oposición tumbase y archivase en la Asamblea Nacional (Parlamento) la Ley de Inversiones, el proyecto legislativo insignia del mandatario con el que prometía atraer 30.000 millones de dólares en inversiones y crear dos millones de empleos.

Después fue el turno de Álava, según pudo confirmar Efe, quien en una carta escueta comunicó a Lasso su «renuncia irrevocable», le agradeció la confianza depositada y le deseó «prosperidad y bonanza.

DIFERENCIAS POR EL 8M

La renuncia de Ordóñez se produjo después de que la secretaria de Derechos Humanos manifestara diferencias respecto al presidente por la represión ejercida por la Policía contra las marchas feministas del 8 de marzo, tanto en Quito como Guayaquil.

«Esta decisión es motivada por la nueva visión planteada por el Gobierno nacional, la cual dista del objetivo inicial de construir un país de oportunidades y de encontrar por los derechos», manifestó Ordóñez en su pronunciamiento público.

«Lo ocurrido el 8 de marzo, el manejo de la crisis penitenciaria y el silencio ante los repudiable hechos de violencia, especialmente de niñas, niños y mujeres, solventa este sentir», añadió.

Con Ordóñez al frente de la Secretaría de Derechos Humanos se presentó la primera política nacional de la historia de país de derechos humanos hacia la población penitenciaria, en una de las estrategias planteadas por el Gobierno de Lasso para aplacar la crisis carcelaria, que acumula cais 400 presos muertos en dos años.

En ese tiempo, la gestión de la secretaria también marcó la metas de cero feminicidios en el país y de no discriminación a personas de la comunidad LGTBIQ.

CINCO CAMBIOS EN UN MES

En total, son cinco las dimisiones dentro del Gobierno de Lasso en menos de un mes, si se tiene en cuenta la salida de la ministra de Gobierno Alexandra Vela, que renunció después de que el presidente no estuviese de acuerdo en apelar a la denominada «muerte cruzada» para disolver la Asamblea Nacional (Parlamento).

Tras la salida de Vela, Lasso nombró al asambleísta oficialista Francisco Jiménez como ministro de Gobierno y al general de la Policía en situación de retiro Patricio Carrillo como ministro del Interior.