Don Alfonso Espinosa se despidió de Ecuavisa con emotivo mensaje

Alfonso Espinosa de los Monteros dijo adiós al noticiero Televistazo, que se transmite por Ecuavisa luego de 56 años de actividad en la comunicación y en periodismo. En su mensaje de poco más de siete minutos el presentador  referente de la prensa ecuatoriana inisitió en que quiere dejar un legado en los periodistas jóvenes, a perseguir su sueños y a tener credibilidad, independencia y responsabilidad.

«Empiezo a sentir un vacío tremendo al abandonar este estudio de Ecuavisa, donde queda el eco de tantas palabras y el silencio de tantos pensamientos que han tejido la historia de nuestro país y del mundo en más de cinco décadas», dijo al iniciar su discurso de despedida al final de su último noticiero de Televistazo.

Y agregó: «Ahora empieza el vacío, como tantas veces fue la plenitud en el ejercicio permanente de comunicar con la verdad, que es la suma de los principios y los valores que llevo dentro y quiero dejar como legado a los jóvenes en el país».

Aseguró que su trabajo «nunca fue una obligación, sino el sueño que se hacía realidad todos los días».

«Los animo a perseguir también sus sueños, no importa los obstáculos y las dificultades. Yo crecí en un hogar con escasez, en una época con pocas oportunidades, lo cual me hizo entender que era yo quien debía labrar mi propio futuro, y entonces abracé el periodismo desde muy joven», recordó.

El récord Guinness por ser el presentador de noticias con más tiempo ininterrumpido al aire, Alfonso Espinosa de los Monteros, cumple este lunes su último día en pantallas y se despide del set de televisión a los 81 años.

Satisfacción y orgullo de Don Alfonso

«Me voy satisfecho de lo que he hecho, obedeciendo a mi vocación y a mi propósito de vida: siempre quise ser periodista y comunicador», anotó.

«Estos 56 años de servicio en la televisión, esta profesión tan noble, me llenan de orgullo», subrayó al recordar que la profesión no ha sido fácil.

«Hemos luchado contra la incomprensión, contra los obstáculos, contra los enemigos de la libertad de expresión, contra las crisis económicas sucesivas que han arrastrado al país en estas décadas, y también contra las amenazas que no han faltado», comentó.

Justificó su despedida el 1 de Mayo, día del Trabajador, «para resaltar el significado de esta fecha histórica y pedirles a los jóvenes ecuatorianos que mantengan sus sueños, sus esfuerzos y realizaciones».

«Con su trabajo transformarán su vida y la del país», dijo antes de agradecer al público, los directivos y compañeros de Ecuavisa y su familia por el apoyo, y a sus fallecidos padres por haberle impulsado siempre.

«A todos, gracias y hasta siempre», finalizó para dar paso a un homenaje en vivo en el que se proyectaron varias imágenes de sus inicios en la carrera, de su ejercicio de periodista y presentador.

En el homenaje, varios periodistas de distintos medios de comunicación de Ecuador hablaron sobre el trabajo de Espinosa de los Monteros, en cortos mensajes en los que destacaron su credibilidad y profesionalismo.

Con un largo y sonoro aplauso de pie, sus compañeros de Quito y Guayaquil lo despidieron mientras en las pantallas se transmitían mensajes de periodistas y presentadores de noticias de otros países, así como imágenes de equipos de noticieros internacionales que también aplaudían de pie su labor.

Espinosa de los Monteros abandonó el set de noticias junto a su esposa, hijos y nieto, en medio de aplausos y por una alfombra roja colocada para la ocasión.

«Don Alfonso», como se le conoce popularmente, apareció en pantalla el 1 de marzo de 1967, pero antes estuvo unos 8 años en radio, y tuvo una temprana incursión en la prensa escrita a los 11 años, casi por azar cuando un periódico publicó una tarea de escuela, sobre su experiencia en un paseo al monte Imbabura.

«Cuando vi mis pensamientos, palabras, mi nombre, escritos en un periódico, me pareció increíble y dije: ‘tengo que ser periodista'», recordó en una reciente entrevista con EFE en las instalaciones del canal de televisión Ecuavisa, que lo acogió hace más de medio siglo.

En su cuenta de Instagram, el periodista publicó una fotografía de su primera presentación del noticiero en 1967, en el noticiero Televistazo, y puso un contador en cuenta regresiva hasta llegar a hoy, que será su último noticiero y su despedida de la pantalla chica.

El pasado 6 de abril, el propio periodista anunció su retiro al terminar el noticiero estelar: «Después de 56 años de trabajo continuo me retiro de Televistazo» por razones «simples y poderosas» para dar paso a nuevas generaciones en el canal de televisión.

A partir de allí, el periodista ha recibido varios homenajes y miles de mensajes en redes sociales, donde ahora desde hace un tiempo, el también administrador de empresas, dicta talleres, cursos, habla de marca personal y sobre los dos voluminosos libros de «Memorias» en los que ofrece su punto de vista sobre hechos históricos de Ecuador y el mundo.

Espinosa de los Monteros reproduce también en Instagram con humir los «memes» con los que la gente hace referencia a su aparente condición de inmortal.

«Me río mucho porque veo que no hay un afán de hacerme daño», aseguró a EFE al notar simpatía en las redes sociales, que son «una faceta nueva» en su vida, que le han permitido presentar su lado más humano.

RÉCORD GUINNESS

En 2014, la organización de los Guinness certificó el récord de «Don Alfonso» como presentador de noticias durante 47 años y 83 días, función en la que se mantiene en Ecuavisa, el mismo canal de televisión donde comenzó en 1967 su carrera en la pantalla chica.

El periodista tramita una actualización de ese récord, pues ya acumula 56 años ininterrumpidos como presentador. «Dudo que, en los tiempos actuales, dado el carácter mismo de la televisión, alguien quiera quedarse tantos años. Creo que ese récord está en mis manos para siempre», opinó.

Espinosa de los Monteros ha asegurado que siente una sensación de vacío al dejar su cargo, pero ha avanzado que, aunque se aleja del vertiginoso mundo de las noticias diarias, podría hacer periodismo de opinión.

Al momento prepara el libro «La televisión y su esencia» y prevé dedicar más tiempo a su familia.

Esposo de Priscilla Rendón; padre de Paula Alfonsina y de Juan José, y abuelo de Antonio Alfonso, consideró que la post-jubilación será «productiva, servicial y buena»

Subscribe
Notify of