Dos policías asesinados en Ecuador por presuntos delincuentes

Asalto-pistola-atraco

Dos policías fueron asesinados este viernes 28 de julio en Ecuador a manos de presuntos delincuentes, en otro episodio que marca la escalada de violencia atribuida a la delincuencia y el crimen organizado que vive el país.

La Policía Nacional informó a través de sus canales oficiales del fallecimiento del mayor Cristhian Granizo y del cabo primero Cristhian Enríquez, quienes «perdieron la vida a manos de delincuentes, en Guayaquil».

De acuerdo a testigos y medios locales, los dos policías se encontraban junto a un local de comida cuando presuntamente llegaron tres hombres en moto, de los que dos se acercaron a ellos y le dispararon en la cabeza para después sustraerles sus armas y huir del lugar.

El ministro del Interior, Juan Zapata, expresó sus condolencias a las familias y amigos de las dos víctimas.

«Agentes especializados investigan este repudiable hecho. Trabajamos en la localización y captura de los responsables para ponerlos en manos de la Justicia», señaló Zapata.

Después de este mensaje del ministro, la Policía anunció la captura de

El comandante general de la Policía, Fausto Salinas, señaló el jueves en una intervención pública que, desde el inicio del 2023, habían sido asesinados veinticuatro agentes.

Al mismo tiempo, los policías ecuatorianos han abatido a 48 presuntos delincuentes desde que a comienzos de año entró en vigor el nuevo reglamento de uso legítimo de la fuerza, que facilita que los agentes abran fuego contra situaciones de delitos en flagrancia y si consideran que existe amenaza hacia cualquier persona.

El auge de la violencia en Ecuador se disparó esta semana con el asesinato del alcalde de Manta, Agustín Intriago, y una nueva masacre carcelaria en la Penitenciaría del Litoral, la cárcel más poblada y grande del país, ubicada en Guayaquil, donde la cifra de muertos aún está por aclarar después de que la Fiscalía reportase 31 presos asesinados.

Este fenómeno, que se ha vuelto en la principal preocupación de la opinión pública del país, al volverse una tónica habitual en el país los asesinatos a manos de sicarios, los atentados contra las fuerzas del orden, los secuestros y las matanzas en cárceles y en calles a manos de bandas armadas.

Ecuador cerró 2022 con la mayor tasa de muertes violentas de su historia, al registrar 25,32 por cada 100.000 habitantes, catapultada por la delincuencia callejera y la criminalidad organizada, ligada en gran parte al narcotráfico, que ha convertido en los puertos ecuatorianos en grandes trampolines para enviar cocaína a Europa y Norteamérica.

Subscribe
Notify of

Lo último: