El alto valor de Gonzalo Rubio Orbe

Hablar del doctor Gonzalo Rubio Orbe, siempre será recordar lo que hizo y lo que fue. Un ciudadano que representó dignamente a su país en diversas funciones públicas, pero sobre todo valorar al otavaleño que nunca se separó de sus raíces y que impulso el valor del indigenismo a lugares superlativos.

Por ello, es digno de destacar el evento que la Fundación que lleva su nombre. Se realizó por primera vez en esta ciudad de Ibarra, en el auditorio Imbabura de la Casa de la Cultura Ecuatoriana y al que asistieron varias personalidades y autoridades de la provincia.

El evento cultural que recuerda el natalicio del doctor Gonzalo Rubio Orbe fue retomado con la presencia de imbabureños que acudieron a la cita y en el que se reconoció el trabajo y el papel profesional desempeñado por prestantes ciudadanos en sus diversas actividades.

Jorge Valdospinos Rubio, presidente de la Fundación, en su intervención destacó las obras emblemáticas del doctor Gonzalo Rubio Orbe, “un otavaleño ejemplar, una de las figuras de la otavaleñidad que viene a convertirse en un espejo para las nuevas generaciones”, dijo.

“Y es que uno de los objetivos de la Fundación es impulsar sus ideas, no como vanidad, sino como necesidad de que los jóvenes se nutran de sus valores, en una época en que tanto necesita la Patria”, señaló Valdospinos Rubio, quien resaltó la personalidad de los 5 otavaleños que recibieron las condecoraciones:

Patricio Morán Guillén, al mérito deportivo; Marcelo Campos Encalada, al mérito cultural; doctora Magnolia Miranda, al mérito social; Carlos Bucheli Mora, al mérito empresarial y el prestante profesional de la medicina, doctor Reinaldo Páez Zumárraga, al mérito Ciudadano.

Uno a uno fueron anunciados para recibir las condecoraciones por parte de los miembros de la Fundación. En ese orden impusieron las mismas Marcelo Puente, Manuel Ayala, Ricardo Cisneros, Pamela Jaramillo Castro y Edwin Narváez. A su vez los ciudadanos reconocidos por la Fundación, intervinieron para agradecer que sus nombres hayan sido tomados en cuenta, pero sobre todo para sobrellevar el valor del indigenista, intelectual y formador de juventudes, doctor Gonzalo Rubio Orbe.

El discurso de orden estuvo a cargo del reconocido educador Cristóbal Flores Cisneros, quien agradeció el honroso encargo. Dijo que hablar del doctor Gonzalo Rubio Orbe es hablar de la educación y de la Patria. “Espero poder destacar la grandeza de tan prestigioso como fecundo y polifacético pensador, porque hablar de quienes han dedicado toda su vida a la causa humana más importante en una sociedad que vive el círculo vicioso de la pobreza de la cultura y la cultura de la pobreza como decía el sociólogo Edwar Olsen, lleva el riesgo de no ser comprendido”, expresó.

Cristóbal Flores, quien conoció al doctor Gonzalo Rubio Orbe, no ocultó su admiración por el preclaro otavaleño y subrayó: “hablar de Gonzalo Rubio es hablar de ese hombre de carne y hueso, del humanista, filósofo, pedagogo, sociólogo, antropólogo, moralista, patriota y ciudadano común y corriente que llevó el estandarte de la Patria por los caminos de América y el mundo, predicando los ideales de justicia e igualdad de los hijos del agro a los que amó hasta más allá de lo posible”, precisó Flores.