El volcán Cotopaxi, de Ecuador, emite gases asociados a magma

El volcán Cotopaxi, en Ecuador, continuó este viernes expulsando desde su cráter una columna de gases tras haber incrementado su actividad en los últimos siete días con señales de tremor en su interior y la emisión de vapores y ceniza.

Entre los gases detectados que salen de su cráter hay dióxido de azufre y dióxido de carbono, dos compuestos que tienen «un aporte magmático», según indicaron este viernes en rueda de prensa especialistas del Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional.

No obstante, los expertos del IG subrayaron que hasta ahora no hay cambios en la sismicidad ni otros aspectos que se mantienen inalterados, a diferencia del proceso de reactivación que se registró en 2015.

En el cráter se ha registrado un punto caliente que ya ha sido detectado en varias ocasiones desde 2015, pero no con la intensidad de ahora.

Con estos elementos, los especialistas del IG manejan dos escenarios posibles: uno, el más probable, que apunta a un evento relativamente aislado y que posiblemente se mantenga como tal; y dos, que sea el inicio de un nuevo proceso eruptivo del que no pueden determinar su tamaño por no tener la ausencia de datos premonitores.

La ceniza que emitió entre el viernes y el sábado pasados alcanzó los 125 gramos por metro cuadrado, lo que puede considerarse de carácter moderado, pero tan extremadamente fina que pueda introducirse en los pulmones, por lo que las autoridades recomiendan usar mascarilla durante estos eventos.

El Cotopaxi, que se encuentra en la cordillera de los Andes, a unos 45 kilómetros al sureste de Quito y es el segundo pico más alto de Ecuador con sus 5.897 metros sobre el nivel del mar, presentó su última reactivación el 14 de agosto de 2015, tras estar relativamente dormido por 138 años