Entrega de semillas son una alternativa para mujeres

IBARRA.- La producción de alimentos desde casa se volvió una alternativa importante no solo durante la pandemia por el Covid-19, sino una vez superada esta crisis.

Una huerta en casa es la forma más fácil, económica y saludable para cultivar y obtener nuestras hortalizas, verduras, hierbas aromáticas, medicinales y hasta frutas.

“Los límites para lograr cosechar los alimentos en casa son más bien mentales y de hábitos, que prácticos”, explica Luis Rodríguez, agrónomo, quien cree que es una buena opción apostar por esta iniciativa organiza y ambiental.

Para mantener un huerto casero, lo principal es tener un espacio donde haya luz del sol y aire. Si existe una ventana en el hogar, se puede cultivar; si hay un pequeño balcón, también puede ser una alternativa para lograrlo.

El huerto familiar integrado constituye una alternativa apropiada para que la familia produzca y consuma a bajo costo productos frescos y saludables para una dieta balanceada.

Fidel Castro, líder comunitario de Ambuquí, reconoce la importancia de esta práctica ancestral que se volvió una tendencia durante los dos últimos años de pandemia.

El huerto debe complementar otros productos de la finca como las hortalizas, frutales, plantas comestibles, aromáticas y medicinales, entre otros. El Ingeniero Ambiental, realizó la entrega de semillas a un grupo de madres cabeza de hogar de la comunidad de Carpuela, donde los huertos familiares se han convertido en una forma sana de alimentación.

La mayoría de cultivos son de ciclo corto que varían entre los setenta días y tres meses. Estos huertos contribuyen a la economía y salud de las familias.

Expectativa
Entre las ventajas de tener los huertos familiares, está el obtener hortalizas de manera escalonada y con mejor calidad que las que se compran en el mercado, ya que están libres de sustancias químicas o tóxicas como son los insecticidas, herbicidas o pesticidas.
La iniciativa familiar se replicará en otras comunidades de la parroquia de Ambuquí.