Evenepoel sigue en la cima; Carapaz cae en la general

El sudafricano Louis Meintjes (Intermarché) fue el vencedor de la novena etapa de la Vuelta a España, disputada entre Villaviciosa y Les Praeres Nava, de 174,1 km, en la que reforzó el maillot rojo de líder el belga Remco Evenepoel (Quick Step). En cambio, el corredor carchense Richard Carapaz continúa descendiendo en la clasificación general.

Este domingo 28 de agosto de 2022 la Locomotora Carapaz volvió a tener una etapa complicada. En la novena etapa cruzó la línea de meta en el puesto 56, a 9 minutos y 22 segundos del ganador de la fracción.
En la otra clasificación, la general, “La Locomotora del Carchi” está situado en la casilla número 26, a 14 minutos y 34 segundos.

Aún falta mucho camino en la última gran vuelta del año, pero la lucha por el liderato sí que se le ha puesto cuesta arriba al mejor ciclista en la historia del Ecuador.

Villaviciosa, capital manzanera de España, impulsó la jornada por la comarca de la sidra, último capítulo asturiano de montaña trufado con 5 puertos, otro examen para los hombres de la general. De inicio mucha pelea por generar la fuga, pero los intentos de corredores como Richard Carapaz obligaron a intervenir a Evenepoel en primera persona para anular voluntades.

El líder se quedó sin Serry por el Covid, y Roglic sin Kuss, un gregario de lujo. Por fin se formó la expedición con 9 hombres, entre ellos Battistella, excampeón mundial sub’23, Van Baarle, ganador de la Roubaix, Meintjes, octavo en el Tour, José Manuel Díaz, el excorredor del Gazprom obligado a refugiarse en el Burgos por la guerra en Ucrania y Guglielmi.

El guion de la etapa lo marcó la fuga controlada en torno a los 5 minutos, la persecución con el Quick Step del líder al mando y la revolución final protagonizada de nuevo por el líder. Por delante 5 puertos bajo el sol. Día de calor en Asturias.

En la subida atacaron el belga Janssens y Battistella, y Meintjes no se alteró. Dejó hacer, no se cebó, pero no les dejó marchar. En las rampas más duras, el sudafricano tomó el bastón de mando, los alcanzó, les pasó como una exhalación y ya no miró para atrás. Tremenda escapada hacia su victoria más importante.