Guillermo Lasso pidió a los indígenas regresar a sus comunidades y habló de golpe de estado

Mediante un mensaje a la ciudadanía, el presidente de la República, Guillermo Lasso, informó que ayer -como muestra de apertura al diálogo y en búsqueda de la paz ciudadanael Gobierno permitió que, en el ágora de la Casa de la Cultura, la Conaie pudiera convocarse en asamblea. Asimismo, detalló que se mantuvieron conversaciones con varios delegados del presidente de esta organización, Leonidas Iza, y en principio se había llegado a un consenso.

Sin embargo, el Jefe de Estado lamentó que la violencia de ayer, la información recibida hoy y las declaraciones públicas de Iza evidencian que la intención real es el derrocamiento del gobierno.

“Esto nos deja claro que él nunca quiso resolver una agenda en beneficio de los pueblos y nacionalidades indígenas; lo único que buscaba era engañar a sus bases y usurpar el gobierno
legalmente constituido”.

Además, el Mandatario aseguró que Iza ya no puede controlar la situación y que la violencia perpetrada por criminales infiltrados se le fue de las manos. El Gobierno siempre fue enfático al afirmar que era irresponsable llamar a una manifestación sin diálogo, pues al igual que en el 2019, se infiltrarían grupos de vándalos, que también buscan desestabilizar la democracia sembrando el terror. Frente a esto, y en defensa de los ciudadanos y de la institucionalidad del país, Guillermo Lasso informó que el Gobierno utilizará todos los recursos que la ley le faculta para enfrentar a los vándalos y criminales. “No podemos permitir que se enfrente pueblo contra pueblo”.

La Policía Nacional y las Fuerzas Armadas actuarán con los medios necesarios para defender, dentro del marco legal y mediante el uso progresivo de la fuerza, el orden público y la democracia.

Además, el Presidente envió un mensaje contundente: “A nuestros hermanos indígenas y campesinos que han sido traídos a Quito con engaños, les pedimos por su seguridad y la de sus familias, regresen a sus comunidades. Hoy reafirmamos nuestro compromiso con todos ustedes de atender directamente, en sus comunidades, todas sus causas históricas”.

El Mandatario hizo un llamado a la comunidad internacional para advertir de este intento de desestabilizar la democracia en el Ecuador. Y también convocó a las organizaciones de derechos humanos para que se mantengan supervisando este proceso, que ha vulnerado los derechos de los miembros de nuestras fuerzas públicas, ciudadanos y periodistas. Por lo que expresó su solidaridad con todos los ecuatorianos agredidos injustamente durante todos estos días.
Finalmente, insistió: “Hemos dado todos los pasos necesarios para el diálogo.

Hemos dado todas las muestras de buena fe y les decimos a todos aquellos dirigentes, organizaciones sociales y comunidades que ya nos han contactado, que seguimos abiertos a lograr un diálogo con resultados”.

Reconoció el compromiso de la Izquierda Democrática, el Partido Social Cristiano, la Bancada del Acuerdo Nacional y los asambleístas que públicamente se han manifestado en favor del orden constituido. “La unidad de todos los demócratas debe prevalecer. Vamos a recuperar la paz para el Ecuador”, dijo.