Ha pasado una semana y aún espera cama en el Eugenio Espejo

Ha pasado una semana y aún espera cama en el Eugenio Espejo

Aracelly Arias tiene 22 años y está esperando a su primer bebé, pero atraviesa un complicado estado de salud que espera la solidaridad de la población.
Tiene 7 meses y 15 días de embarazo y desde el martes pasado fue ingresada al Hospital San Vicente de Paúl al perder la conciencia. Ella tuvo un tumor y le pusieron una válvula en la cabeza, “todo estaba normal hasta que se embarazó y se puso bien mal, perdió la conciencia”, cuenta su madre Eugenia Castillo, quien tuvo que dejar de trabajar para estar con su hija.

Sin embargo, hasta el cierre de esta edición aún esperaban que exista una cama disponible en el Hospital Eugenio Espejo, donde necesita ser ingresada de urgencia. “Mi hija necesita ser ingresada a ese hospital en neurocirugía”.

Asimismo, lograron tener un turno para que Aracelly se haga una resonancia ayer, en Quito, donde fue trasladada en una ambulancia del Cuerpo de
Bomberos de Antonio Ante, ya que en el San Vicente de Paúl le informaron que no tenían ambulancias disponibles.

Pese a ello, en esta última casa de salud se mantiene solo con medicamentos, que Eugenia mismo debe salir a comprar. Comenta también que a veces su hija se pone mal.

Las personas que deseen colaborar pueden hacerlo con pañales, suero, cremas para el cuerpo, catéter intravenoso.

Además, para colaborar de manera económica pueden depositar al número de cuenta del Banco Pichincha 2207690483, a nombre de Gabriela López, prima de Aracelly.

Eugenia trabaja en una casa en Quito y el dinero que gana es a diario, pero por su hija tuvo que pedir permiso y desde entonces no recibe ese dinero, por lo que ahora espera la voluntad de la ciudadanía. “Ojalá nos puedan ayudar porque el tratamiento de mi hija es largo, incluso hasta cuando nazca su bebé porque estará hospitalizado un mes aproximadamente”, menciona Eugenia.

Subscribe
Notify of