ES NOTICIA

viernes, 24 mayo 2024
viernes, 24 mayo 2024

Del cetro y la corona a la gestión municipal de Ibarra

andrea

La cercanía con las necesidades de la gente ha sido parte del discurso fundamental de la labor de las reinas de belleza y en Ibarra, desde comienzos de los 90, ya se hablaba de esta gestión con la creación de la Fundación Reina de Ibarra, de la mano de Yadira Oña (Reina 1993).

Años más tarde, estos espacios de servicio se trasladaron a la gestión en cargos de representación pública, con cuatro ejemplos concretos en la capital imbabureña, uno de ellos llegando a ser la máxima autoridad de la ciudad.

Para el analista político Alfredo Espinosa, “la carencia de cuadros políticos en estas últimas décadas ha propiciado que personas que sean conocidas por la opinión pública llenen esos vacíos y así captar votos sin necesidad de militar en una organización política o comulgar con una doctrina”. En tanto que Cristian Maruri, coach de imagen, considera que los rostros nuevos, “lejanos a los vicios políticos tradicionales” son más empáticos con el anhelo de la gente.

Primera reina concejal

Andrea Cazar, reina de Ibarra (1996-1997), ocho años después fue parte del Concejo Municipal bajo la alcaldía de Pablo Jurado (2005-2009). “Ser reina para mí fue parte de un compromiso generado con mi ciudad (…) me permitió que la gente me conozca y por votación popular me convierta en la primera concejala más joven de Ibarra”. Se trabajó en temas de mercados, planificación y fiestas de Ibarra.

 

Segunda participación

Al igual que Andrea Cazar aparece en el mismo periodo el nombre de Andrea Scacco, reina de Ibarra (2004-2005) quien dos años después se presentó como una política joven quien llegó a ser concejal por el Partido Social Cristiano en 2007 y reelecta por dos periodos más en el 2009 bajo la administración de Jorge Martínez y en el 2014 aupada por el movimiento Avanza en la gestión de Álvaro Castillo.

“Tenía 17 años y fui Reina de Ibarra, ahora tengo 33 y soy madre, profesional y la primera mujer Alcaldesa de la historia de la ciudad”, escribió en sus redes sociales luego que fue electa (2019).

 

Una tercera edil

Carla Proaño, reina de Ibarra (2007-2008) llegó a Concejo Municipal en la primera administración de Álvaro Castillo y compartió la silla municipal con Andrea Scacco. “Yo trabaje y me concentre en no ser la reina de la ciudad sino la reina del cantón buscando solucionar las demandas de los sectores marginados”, dijo Proaño. Su incursión en la política tuvo el apoyo del extinto movimiento político Alianza País.

 

La flamante concejal

María Belén Jauregui, reina de Ibarra (2012-2013) llegó en las pasadas elecciones seccionales hasta el Concejo Municipal con el auspicio de la organización política Muévete Imbabura. Ser reina y concejal son espacios de compromiso con la sociedad, pero también espacios muy diferentes, y he aprendido que definitivamente es a través de la política que podemos ir cambiando y mejorando la vida de las personas.

Temas la pobreza, la desigualdad, la falta de oportunidades, deben ser abordados con políticas públicas serias, considera Belén Jaureguí quien está al frente de la Comisión de Salud y Ambiente.

Subscribe
Notify of