Una intranquilidad histórica se vive por la delincuencia

Abren balcón de servicios del MIES en Otavalo

OTAVALO.- Los actos delincuenciales se han asentado con fuerza en las últimas semanas en el cantón, sin que esta problemática distinga entre lo urbano y lo rural.
Ambos espacios fueron escenarios de diferentes hechos repudiables, mismos que tienen a la ciudadanía en alerta permanente, y con una sensación de intranquilidad, nunca antes registrada en una urbe que a lo largo de la historia se ha caracterizado por ser zona de paz.

Últimos hechos
Sin duda alguna, el principal suceso que salta a la memoria colectiva fue el robo de USD 29 mil bajo la modalidad “sacapintas”, a una familia de otavaleños, que minutos antes habían salido de una entidad bancaria.

Aquel hecho, adicionalmente, estuvo teñido de sangre, pues los antisociales abrieron fuego a quemarropa a una de las víctimas, que por fortuna, según las últimas versiones de su entorno, estaría recuperando la salud.

Por otra parte, los rituales de purificación, más conocidos como justicia indígena, han sido el pan de cada día en los diferentes rincones del territorio “Sarance”.

Varios sospechosos de hurto fueron castigados ante la atenta mirada de los ciudadanos, que hartos de esta situación, han solicitado incluso, que el castigo sea mayor, dando a notar que desean calmar su sed de justicia, “aunque sea” por mano propia, ya que los entes de control, según su criterio, se han visto superados.

En este contexto, dirigentes y comuneros de algunos poblados rurales, como La Compañía por ejemplo, inclusive ya han dado a conocer una de las resoluciones tomadas en sus asambleas comunitarias, para erradicar este mal social: “Ladrón cogido será enterrado vivo”. Para el efecto, aseguraron que ya tienen cavadas unas fosas amplias.

Autoridades
Para conocer qué acciones específicas se tienen contempladas por las autoridades provinciales, en el cantón Otavalo, a fin de frenar la inseguridad, EL NORTE, aprovechó la visita del Gobernador de Imbabura, Arturo Fuentes, quien llegó para cumplir una agenda de trabajo junto al ministro de Turismo, Niels Olsen, el pasado el pasado jueves 21 de abril en la Plaza de Ponchos.

“Nos hemos activado con la Policía Nacional y el Ejército, para que nos ayuden a controlar toda la provincia, no solamente Otavalo. Queremos garantizar la paz a los ciudadanos”, expresó el funcionario.

En relación a uno de los principales pedidos de la colectividad, correspondiente a la prohibición de dos tripulantes en una misma motocicleta, Fuentes manifestó que se han mantenido reuniones con el comité de seguridad provincial para analizar el tema.

“Los alcaldes van a elevar a ordenanza este asunto con la finalidad de ver los pro y los contra de que dos personas se trasladen en una motocicleta. Hay que tomar en cuenta que mucha gente de bien utiliza también este medio”, dijo.