Kurikancha: Un espacio dedicado a los productos agroecológicos

IBARRA.- En la Kurikancha (Plaza de la Vida), además de ser una muestra de que si se puede consumir alimentos sanos, también están construyendo una edificación que se convertirá en un “Santuario de Semillas”.

Hace varios años, 23 jefas de hogar levantaron este llamativo espacio en El Ejido de Ibarra, donde se expenden alimentos libres de químicos, comida típica y ancestral (cocinada con leña). También una serie de productos elaborados con lo que la naturaleza les proporciona.

Diario EL NORTE visitó este lugar, un espacio en donde la filosofía que manejan es cuidar la naturaleza y vivir en armonía con el ambiente, donde los visitantes pueden adquirir frutas, granos y verduras directamente del agricultor. Además de degustar algún plato típico o ancestral.

“Nosotros estamos hablando de la agroeocología como un modo de vida. Tanto en la producción, pero también el respeto a la Pacha Mama y a los otros de los seres de la vida que se encuentran ahí como, por ejemplo: el suelo y el agua”, mencionó Rosa Murillo.

“Nosotros como movimiento y, también, como Kurikancha nos caracterizamos es el tema de mantener y defender nuestras semillas nativas y criollas porque son patrimonio de los pueblos y están al servicio de la humanidad”, añadió Rosa Murillo. Todo esto porque en la Plaza de la Vida está casi lista la construcción de un “Santuario de Semillas”.

Por ese motivo, están levantando una especie de casa con estilo bahareque, donde guardarán y exhibirán una serie de las semillas que se utilizan en cada una de sus terrenos y huertas para cultivar los productos que posteriormente ofertan en la “Plaza de la Vida”. De esta forma también defienden la soberanía alimentaria de los pueblos.

“Este espacio es como si se llegase a una casita de campo. Se encuentra granos, verduras, tubérculos y frutas, pero todas cultivadas de forma orgánica sin ningún tipo de químico. En lo personal, yo me dedico al transformado: preparo caldo de gallina, chicha, cosas finas, entre otros. Todo estos en la cocina y en el horno de leña con el que contamos aquí”, mencionó doña Rosario Huera. Sobre el “Santuario de Semillas”, doña “Charito” explicó que están luchando mucho para que las semillas ancestrales no se pierdan. Por ejemplo: la mashua, el zapallo, el maíz negro, diferentes variedades de canguil, la jícama, entre otras.

En Kurikancha existe variedad de productos, gracias a las comerciantes que llegan de diferentes cantones y rincones de la provincia de Imbabura y, también, de otras provincias del Ecuador.

Doris Arroba trabaja con lo relacionado con la permacultura. Reside en el cantón San Miguel Urcuquí y es productora de cera y miel de abeja.

También las semillas orgánicas. “Tenemos un emprendimiento completo porque nuestras se alimentan de las semillas que nosotros vendemos, las semillas del huerto. Con la cera virgen de abeja hacemos unas cremas para piel sensible y la miel de abeja totalmente pura, una miel cruda que es muy especial y diferentes porque es un producto de flores del huerto y no de eucalipto”, explicó Doris. “Recomendamos a las personas que vengan y que se unan a este esfuerzo que los productores orgánicos hacemos”, añadió.