La biblioteca científica de la madera

Compartir en:

En términos generales, una xiloteca es un espacio especialmente diseñado para almacenar y estudiar una colección de muestras de madera.

En ese sentido, la provincia de Imbabura, y demás territorio de la zona norte del país, cuenta con un laboratorio dedicado a esta actividad.

Esta área de investigación se ubica en la Granja Experimental Yuyucocha, de la Universidad Técnica del Norte (UTN). Aquí los estudiantes y docentes de la Carrera de Ingeniería Forestal son los encargados de analizar y catalogar estos ejemplares.

 

Estudio de la Madera

Entre las especies forestales almacenadas en este laboratorio están: Laurel, Pino, Eucalipto, Nogal, Ciprés, Roble, Caoba, entre otras más. Vale destacar que cuentan con un alrededor de 200 especies entre nativas y exóticas, que son exclusivas para investigaciones de aula y profesionales.

Por ejemplo, los estudiantes aprenden a realizar un análisis organoléptico (se basa en el empleo de los sentidos) a la madera para definir sus propiedades como color, sabor, olor y descripción anatómica.

Esta información recolectada se enlaza a la base de datos de la ‘Global Biodiversity Information Facility’ (GBIF), que es una organización internacional financiada por gobiernos de todo el mundo; y proporciona datos sobre cualquier tipo de forma de vida que hay en la Tierra.

Con respecto a las herramientas y materiales, Hugo Paredes, docente de la Carrera de Ingeniería Forestal, detalló que la xiloteca dispone de un microtomo (instrumento de corte que permite obtener rebanadas muy finas de material, conocidas como micras), un secador y afilador. Asimismo, de microscopios, estereoscopios y cristalerías.

Importancia

“En la actualidad, la deforestación afecta a varias especies de árboles. Lo que buscamos con este espacio de investigación es garantizar que este recurso (madera) tenga una registro, y así garantizar el manejo adecuado de los bosques, que es uno de los temas importantes en el sector ambiental”, explicó Jorge Ramírez, coordinador de la Carrera de Ingeniería Forestal.

Para cumplir con este objetivo han cooperado con el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica (MAATE), y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). También, formaron parte del proyecto nacional ‘Proamazonía’.

Futuros Profesionales

Valeria Carrera, estudiante de sexto semestre, comentó su experiencia en el uso de este espacio de investigación, donde recibe la materia de Anatomía y Propiedades Físicas de la Madera. “Realizamos la identificación de las familias, géneros o especies. Igualmente, buscamos densidades y texturas por medio de probetas, y así conocer la dureza y el uso que se puede dar a la madera”, dijo.

Ariagna Gonzalón, es otra estudiante de sexto semestre, quien mencionó que los conocimientos que recibe en este laboratorio se volverán fundamentales en su futuro profesional. “Nosotros ya debemos reconocer las distintas maderas. Tenemos toda la apertura y lo aprovechamos a diario, porque en el campo laboral es una destreza básica que debemos manejar”, destacó.

Entre el proyecto a planificarse en la xiloteca está la publicación de un catálogo, que contendrá la información de los objetos de estudio. A la par, la ampliación de las aulas, que serán en beneficio de la zona forestal de la zona norte.