La capital del Carchi ya tiene una ordenanza de seguridad

El Concejo Municipal aprobó finalmente la ordenanza de Seguridad Ciudadana que busca implementar estrategias para prevenir la inseguridad en el cantón.

Danny Olmedo, director de Gestión y Control del Municipio, dijo que durante el debate los concejales analizaron algunos temas como vincular la normativa con el acuerdo 69 del Ministerio del Interior para actuar con similares características.

Además, comentó que en la ciudad de Tulcán no se formó el Consejo de Seguridad Ciudadana, pero con la ordenanza ya se permite la creación de este consejo que ya tienen algunos municipios de la zona. Desde la municipalidad se financiarán planes, programas y proyectos de seguridad.

Con esta ordenanza se implementa la protección y coordinación interinstitucional en diferentes espacios y en la celebración de convenios y trabajo conjunto.

Olmedo señaló que también se establecen algunas regulaciones para personas en situación de movilidad humana que no tienen ningún tipo de permisos, es decir, que no están regularizados y realizan actividades sin las condiciones sanitarias, técnicas o no tienen los permisos que se entregan por parte de la municipalidad. Este mismo control se lo hará a comerciantes de la localidad. “Creo que lo más fundamental es que la misma municipalidad está inyectando recursos necesarios para el tema de seguridad en la ciudad”, precisó Olmedo.

Permiso en espacios públicos, consumo de bebidas alcohólicas y expendio de bebidas alcohólicas, es el control que se ejecutará en el cantón. Por otro lado, el tema de armas blancas también está contemplado en la misma ordenanza. El director de Gestión y Control aseguró que la normativa permite apoyar el trabajo de seguridad ciudadana.

Asimismo, el documento emite una sanción económica para las personas que no cumplan con lo establecido en la normativa.

Muchas veces las personas que se encuentran en situación de movilidad humana suelen tener sustancias sujetas a fiscalización con las dosis permitidas en el país, sin embargo, con la ordenanza se evita que el consumo se lo haga en los espacios públicos.