Las tres salidas del juicio político al presidente Guillermo Lasso en Ecuador

juicio lasso

El juicio político de censura al presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, encara su recta final con tres posibles desenlaces después de que el miércoles concluyera la etapa de presentación de pruebas y de testigos por parte de la oposición y de la defensa del mandatario, acusado por un supuesto delito de peculado (malversación).

Ahora la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional (Parlamento) tiene diez días para elaborar un informe que no será vinculante con miras a la segunda y última etapa del proceso, que se llevará a cabo en el pleno, donde se tomará la decisión final sobre la continuidad o no del jefe de Estado.

Desde los sectores de oposición que promueven el juicio político se apunta a que la votación del pleno se dará probablemente a mitad de mayo o en la segunda quincena, pues coincide con el relevo que debe darse el 14 de mayo en la mesa directiva del Legislativo, de mayoría opositora.

Llegados a este punto, el proceso del juicio político avizora tres posibles finales, tres escenarios que marcarán el futuro político de Ecuador en los siguientes meses:

 

1.- LASSO CONTINÚA

El primer escenario es que la oposición no lograra los 92 votos necesarios para destituir al jefe de Estado, equivalentes a dos tercios de los 137 asambleístas que componen el hemiciclo de Ecuador, lo que permitiría a Lasso seguir en el cargo.

Así sucedió en junio de 2022, cuando en medio de las fuertes protestas lideradas por el movimiento indígena contra la carestía de la vida y la política económica del Gobierno, la oposición hizo una moción para destituir al presidente que reunió 80 votos a favor, doce menos de los necesarios.

Ahora los promotores del juicio, entre ellos el correísmo y el derechista Partido Social Cristiano (PSC), antiguo aliado electoral de Lasso, afirman contar con los votos suficientes, pero desde el Gobierno existe confianza en que no será así y que tendrán de nuevo los apoyos mínimos para salvar este nuevo jaque.

En los últimos días el Ejecutivo se ha enfocado en demostrar jurídicamente que Lasso está exento de responsabilidad en el supuesto peculado que, según la acusación, comentó a través de unos contratos firmados por la flota petrolera estatal (Flopec) con la compañía privada Amazonas Tankers.

 

2.- LASSO SE VA, BORRERO PRESIDENTE

Si hubiese 92 votos favorables en la votación final, Lasso sería automáticamente desposeído de su investidura presidencial, cuando se encuentra a punto de cumplir la mitad de su mandato de cuatro años para el que fue elegido en 2021.

En su lugar debería asumir la jefatura del Estado el actual vicepresidente, Alfredo Borrero, un hombre que durante el mandato de Lasso ha representado al Estado ante diferentes organismos internacionales y ha participado en la estrategia para salir de la pandemia de covid-19.

A Borrero le tocaría liderar el Ejecutivo y completar el periodo presidencial hasta 2025 con un clima desfavorable, ante una oposición reforzada tras los resultados de la pasada jornada electoral del 5 de febrero, donde fueron los triunfadores de las elecciones locales y del referéndum promovido por el Gobierno, donde ganó el «No» a aplicar reformas a la Constitución.

Desde algunos sectores políticos se apunta a que, en caso de llegar a este punto, se forme un gabinete de concertación para llegar a 2025 en un contexto más estable.

 

3.- LA «MUERTE CRUZADA»

El tercer y último escenario es el más polémico al tratarse de la denominada «muerte cruzada», una figura constitucional que permite al presidente disolver la Asamblea y anticipar las elecciones generales, para gobernar temporalmente mediante decretos hasta el momento de ceder el testigo a su sucesor.

Lasso no ha dudado en señalar que es una carta que tiene sobre el tapete y que podría hacer uso de ella en el momento que lo considere oportuno dentro de los supuestos marcados pro la Constitución, lo que ha despertado suspicacias y críticas de la oposición, al considerar que no puede recurrir a esa opción cuando está en mitad de un juicio político.

Para la oposición, la procedencia de la «muerte cruzada» debería ser analizada por la Corte Constitucional, de la misma forma que ese tribunal revisó la acusación para el juicio político, donde dejó fuera por falta de sustento el delito de concusión, el más mediático de los cargos tras revelarse una supuesta trama de corrupción en empresas públicas donde aparece el empresario Danilo Carrera, cuñado de Lasso.

Es posible que bajo ese escenario se desatase un eventual estallido social, pues el movimiento indígena, que ha protagonizado las dos grandes olas de protestas en el país en los últimos años, se muestra firme en exigir la salida de Lasso.

Subscribe
Notify of

Lo último: