Los bosques del valle de Intag son vigilados y monitoreados

Compartir en:

Con el objetivo de proteger y evitar afectaciones a los Bosques del Valle de Intag, la Fundación Aves y Conservación y BirdLife International en Ecuador implementan el Proyecto Global Forest Watch para el monitoreo, con el fin de controlar y reducir la deforestación en el Área de Conservación y Uso Sustentable Municipal Intag Toisán((ACUSMIT) en Cotacachi, el trabajo se realizará conjuntamente con organizaciones y actores locales como Corporación Toisán, GADs Parroquiales, Consejo de Cuencas, entre otros.

Se ejecutará gracias al financiamiento de Global Forest Watch: herramienta tecnológica basada en el análisis de imágenes satelitales en tiempo casi real a una resolución de 30×30 metros, lo que nos permitirá saber dónde y cuándo se talan los bosques y se producen incendios forestales.

Actualmente, se monitorean más de 126 mil hectáreas en el Valle de Intag, incluyendo 8 Bosques Protectores, 2 Áreas Clave de la Biodiversidad, 2 Reservas Comunitarias, 4 Reservas Privadas, Áreas Socio Bosque, y 21 microcuencas. Se han realizado talleres de capacitación para la formación de monitores locales.

Desde 2018 se han detectado con Global Forest Watch 9 624 alertas de deforestación en el ACUSMIT. Estas alertas son el punto de partida para realizar patrullajes de control y vigilancia que se complementan con un drone para sobrevolar las zonas afectadas, comprobar las alertas y generar evidencia de las afectaciones al bosque. Entre 1990 a 2018, según información del Ministerio de Ambiente se ha deforestado 34.219 hectáreas, siendo sus causas principales la extracción de madera, avance de la frontera agrícola y ganadera e incendios forestales.

Los bosques son el hogar de más del 80 por ciento de la biodiversidad terrestre del planeta y ayudan a proteger cuencas hidrográficas fundamentales para suministrar agua limpia a gran parte de la humanidad. De acuerdo la FAO los bosques proporcionan medios de subsistencia a más de mil millones de personas.