Los levantamientos indígenas tienen un proceso histórico

Hoy se cumplen 14 días del paro nacional convocado por el movimiento indígena del país, esta paralización rebasó los días de las movilizaciones ocurridas en octubre de 2019. Desde entonces, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) junto a sus filiales campesinas y más sectores sociales, en todo el país, presentaron al poder Ejecutivo 10 propuestas económicas y políticas sostenibles para los estratos más pobres del país.

En un inicio, la Conaie presentó al Gobierno de Guillermo Lasso ocho puntos, como parte de su agenda de pedidos, en 2021. También, se paralizó al país con movilizaciones, pero escenario político fue más conciliador, pues se mantuvo una reunión y acercamientos con el Gobierno, en octubre, sin embargo, la Conaie no salió satisfecha y el diálogo no dio resultados.

Iza, al respecto, dijo en una entrevista a France 24, que el Gobierno, en mayo de este año, que el Jefe de Estado no ha cumplido con las demandas populares del Ecuador. “Nosotros hablamos de la etapa, desde el 24 de mayo de 2021, cuando el presidente debió resolver estas necesidades. Una vez agotado los procedimientos y el diálogo, el Gobierno ha perseguido y estigmatizado a los dirigentes y por esa razón nos acogemos al derecho de la resistencia” , dijo Iza.

La movilización, análisis
Para el catedrático Nelson Reascos, en una entrevista con Línea de Fuego, presenta algunas precisiones sobre la coyuntura del país, dijo, que es lamentable que las organizaciones sociales tengan que utilizar estos dispositivos, como son las movilizaciones y paros, “esto debido a que todos los gobiernos postergan, no responden y no dan soluciones a las enormes y gravísimas necesidades que tienen los sectores sociales más empobrecidos y en modo particular los indígenas”, dijo el sociólogo.

Reascos mencionó que las organizaciones indígenas desde el comienzo de la colonia, de manera sistemática, tienen sus levantamientos, sus mecanismos de resistencia “Desde la presencia de los españoles, hasta este momento, se han registrado, más de 700 levantamientos o movimientos de resistencia, entonces, no es un acontecimiento de ahora, es recurrente, porque no se atienden reclamos y necesidades, seguirá sucediendo en el futuro si no hay respuestas”.

El catedrático indicó que no existen respuestas por parte de los Gobiernos porque, por ejemplo, existe desconocimiento de la población blanco-mestiza y de modo particular de los gobernantes sobre la situación de vida de la población indígena, no conocen sus formar de organización, sus estructuras productivas, su cosmovisión, su forma de relacionarse con naturaleza, con la vida, etc. “Entonces presumen como si fuera otro grupo humano, cuando son una población diferente en algunos aspectos. Al desconocerlos lo que se hace es invisibilizarles, criminalizarles y excluirles”, dijo.

El catedrático mencionó que según indicadores, la población más pobre es la que se encuentra en el área rural, y de modo particular los sectores indígenas, quienes tienen un mayor indicador de mortalidad infantil y falta de acceso al sistema escolar y de salud,

De igual manera, el catedrático y sociólogo Alejandro Moreano, sobre este tema, comentó que las luchas de los pueblos originarios nacen desde la colonia, en 1573 se registró el primer levantamiento y a finales de la colonia se dio otro levantamiento, en 1870, con Daquilema y Manuela León, entre otros dirigentes que han forjado su lucha y resistencia por décadas.

“En el levantamiento del 90 se expresa una situación nueva, estas fueron conducidas por organizaciones de la izquierda clásica, por el partido socialista y comunista, esta movilización postula la tesis de que Ecuador es una nación plurinacional, pluricultural y la Conaie fue la expresión de este proceso, que fue novedoso, en ese momento social”, dijo Moreano. Luego sigue el levantamiento de 1994, hasta el de 2019, en el cual resaltó Leonidas Iza. “El actual momento tiene una agravante y es que la política de Lasso es brutal, más que la de Lenin Moreno, quien al final negoció, pero Lasso ha llegado el extremo de la represión” dijo el sociólogo.