Más de 10 000 personas afectadas por nuevo atentado a la tubería de línea Pinsaquí

Hay preocupación en las autoridades de la Empresa Municipal de Agua Potable Emapa-I, por el nuevo atentado que sufrió la tubería de conducción de 200 milímetros de la línea de conducción de agua potable Pinsaquí-San Antonio, la mañana de este sábado 25 de junio de 2022, en la quebrada El Artesón, a la altura del peaje de San Roque, cantón Antonio Ante.

Este es el tercer ataque que sufre esta infraestructura en menos de una semana. Este 25 de junio, el daño está en la tubería y en los soportes, situación que dificulta el paso del agua hasta los tanques de San Agustín y Bellavista de San Antonio, que sirven para abastecer con el líquido vital a gran parte de la parroquia San Antonio de Ibarra.

Más de 10.000 personas están afectadas por esta acción vandálica que se da en medio de las protestas que lleva adelante la CONAIE, a nivel nacional.

Una vez reportado el daño, técnicos y personal operativo de la instalación organizaron el operativo para reparar el mismo; sin embargo, esto dificultó por la negativa de los manifestantes de perimir el acceso al sitio de daño.

«Atentar contra la infraestructura de agua potable, es atentar contra la vida de las personas», dijo el Gerente de la Empresa, José Moncayo, al tiempo de expresar su molestia por estos actos que impiden servir a la población de esta parroquia con normalidad.

Los barrios afectados por este hecho son: La Cruz, Santa Marianita, Gustavo Pareja, Pucahuiaco Alto y Bajo, San Vicente, San Agustín, calle 27 de Noviembre, antiguo vía a Otavalo, Bellavista Alto y Bajo, Villanueva, vía a Chaltura, Vista Hermosa, La Compañía de Jesús.

El servicio en estos barrios se normalizará, luego que repare el daño, se recupere el caudal y se estabilice el sistema. Desde la Gerencia de la Empresa se realizan las gestiones necesarias para acceder al lugar del daño y reparar el daño.

El Gerente José Moncayo, insistió una vez más en el pedido a la Gobernación de Imbabura, para que destine personal militar para el resguardo de la infraestructura de agua potable que existe en todo el cantón, con el fin de garantizar el abastecimiento a la población.