Ministro del Interior alerta que ante la presencia de criminales, será necesario el uso progresivo de la fuerza

El ministro del Interior,  Patricio Carrillo aclaró que la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas se mantendrán firmes en la defensa de la democracia y el orden constituido en el Ecuador, pero que frente a los métodos extremadamente violentos que están aplicando grupos criminales, que se mimetizan en las protestas por el paro indígena, como institución están analizando la posibilidad de aplicar el uso progresivo de la fuerza, que incluiría la utilización de carabinas de munición múltiple.

En una rueda de prensa ofrecida este viernes 24 de junio criticó lo acontecido anoche en San Antonio de Pichincha durante un acto al que calificó no solamente de violento sino de delincuencial y criminal, expresó. Ahí, dijo, se ha identificado
a un grupo humano extranjero, que lidera una organización criminal en esa zona y que se ha inmiscuido en los cierres de vías y violentar a la ciudadanía.

Esos sujetos atacaron un convoy militar que llevaba alimentos, en la emboscada hubo heridos graves por parte de las Fuerzas Armadas. Hubo un fallecido, el protocolo de autopsia informa que el deceso se debió a una hemorragia aguda interna por laceración pulmonar derecha, por penetración, paso y salida de proyectil de arma de fuego.

La de San Antonio no fue una protesta, “esa no fue una manifestación, sino un acto criminal. Insistimos en la necesidad de que exista un juicio justo, un debido proceso y hacemos un llamado a la sociedad para que valore la transparencia con la que estamos trabajando”, expresó. Pidió corresponsabilidad de quienes lideran las manifestaciones, puesto que hay criminales que están afectando la protesta social. Señaló la presencia de criminales mimetizados entre los manifestantes, que están utilizando armas de fuego. Ante esa crítica situación refirió que se está analizando si se pasa a la siguiente fase. “Ya no podemos seguir reprimiendo, sino poner en práctica el uso progresivo de fuerza. Eso implica también la necesidad de utilizar carabinas con munición múltiple, es decir, perdigones. Es necesario porque ya no estamos frente a manifestantes que protestan por una demanda social insatisfecha, sino que estamos frente a criminales que están en primera línea atacando y ofendiendo al personal uniformado”, subrayó.

Además, expuso detalles del caso ocurrido ayer en el parque El Arbolito, donde hubo un fallecido. Explicó que el protocolo de autopsia refiere que hubo hemorragia aguda interna,
laceración pulmonar por paso de múltiples proyectiles, perdigones de arma de fuego.

“La Policía Nacional no ha entregado a ningún funcionario a escala nacional elementos como munición múltiple para la utilización en las marchas”, expresó, además mostró el certificado del responsable del rastrillo y armas de la institución.

No obstante, refirió que, de ser necesaria, una investigación puede ampliarse. Refirió también que todos los protocolos de autopsia han sido elaborados con presencia de la Defensoría del Pueblo y sin la participación de médicos de la Policía Nacional. Aclaró que en el cuerpo del fallecido en El Arbolito se hallaron 14 perdigones alrededor del tórax. Por tanto, el disparo debió haber sido desde unos 8 metros, lo que ratifica que son los violentos quienes están usando ese tipo de
elementos absolutamente letales, ya que la Policía estaba al menos a 30 o 35 metros haciendo la contención.

El ministro Carrillo lamentó los daños colaterales, como la pérdida de la vida, pese a que el presidente Guillermo Lasso ha estado llamando al diálogo de manera permanente.
Pero no se puede debatir con palos, con piedras y armas en la calle.

Insistió que se puede alcanzar un consenso en una mesa de diálogo en la que se pueda debatir. Expuso que la Policía Nacional mantiene la seguridad de que la persona que falleció en Puyo estuvo con explosivos, armas de fuego y ancestrales (lanzas), poniendo en riesgo a los uniformados, por eso pudo haber ocurrido la tragedia lamentable que derivó en la pérdida de una vida. Aclaró que se ha pedido una investigación exhaustiva
del hecho acaecido.

“No descartamos absolutamente nada. Por eso, estamos pidiendo una investigación profunda, una institución como la Policía, que vela por los derechos y las libertades, merece un juicio justo, una debido proceso, sin manipulaciones”.

Dio a conocer que se ha pedido transparencia en la investigación, que tiene que suceder inclusive respetando la cadena de custodia, pues desde el inicio hubo absoluta contaminación en la escena del delito, por la presencia de una gran cantidad de personas que protagonizaban los desmanes en la ciudad del Puyo.

También indicó que el fallecido en Guayllabamba fue por una caída en una quebrada. Al informar el caso ocurrido en Cuenca, el Ministro del Interior refirió que el protocolo de autopsia dice que falleció por insuficiencia respiratoria aguda por una cirrosis hepática, hecho que había sido atribuido a las protestas, pero no fue así. Fue muerte natural.