Muerte de mascotas en Otavalo dio paso a las especulaciones

Días atrás se pudo conocer dos hechos que fueron repudiados por la ciudadanía a través de redes sociales, el supuesto envenenamiento de perros en el Mercado 24 de Mayo.

En primera instancia, se supo del deceso de “Barbas”, un can callejero que en época de pandemia fue prácticamente adoptado por los agentes de control municipal, quienes le habrían dado un hogar en su centro de operaciones.

Según el relato de personas que conocían de esta historia, el “peludito” agradecido con el actuar de los uniformados, incluso los acompañaba a los operativos que realizaban, de manera fiel e incondicional, por lo cual al conocerse de su muerte, los funcionarios hicieron una publicación en Facebook, enfatizando en su rechazo al maltrato animal. El post además manifestaba que insistirán en la aplicación de las sanciones pertinentes a los responsables.

Escasos días después, salió a la luz otro caso, el fallecimiento de “Zukito”, otra mascota rescatada por los agentes de control municipal. Este hecho igualmente fue vinculado a un presunto envenenamiento en el mencionado centro de expendio, lo cual encendió las alarmas en la colectividad.

Pero, ¿que hay de verdad en esto? Lisbeth Morales, técnica de la Dirección de Gestión Ambiental de la Municipalidad, aclaró que “es una coincidencia que los dos perritos hayan muerto en el Mercado 24 de Mayo”.

“En el caso de Barbas no murió por envenenamiento, sino por un atropello. En cuanto al Zukito también se hizo las investigaciones. Sabemos que tampoco fue por envenenamiento, pero se sigue indagando para saber cuál fue el motivo”, dijo la funcionaria, al tiempo que explicó que en el mercado no se está matando a los canes como se estaba especulando en redes sociales.

“Realizamos controles de plagas y roedores, pero si fuera por un accidente derivado de ello, hubieran muerto también otros perritos que suelen ir al mercado”, concluyó.