Niño en Otavalo caminó por dos horas para recibir atención médica

Entre las tantas historias que se viven a diario producto del paro nacional, la de Kevin, un niño de la comunidad de Azama, cantón Otavalo, llamó la atención y enamoró a la ciudadanía, quien se enteró de aquello a través de las redes sociales de la Coordinación Zonal de Salud 1.

El pequeño habría caminado un promedio de dos horas, desde su domicilio hasta el Hospital San Luis, en la zona céntrica del “Valle del Amanecer”, a fin de recibir atención médica de su pediatra, quien lo esperaba para hacerle uno de los controles pertinentes, luego de haberle dado el alta hospitalaria por una neumonía.

Según se lee en la publicación, la madre del niño, contó que él insistió en asistir a la consulta a pesar del largo trayecto que debían cruzar por la interrupción de vías, manifestando adicionalmente, que Kevin sabe que su salud es una prioridad.

Algo extra que cautivó a las cientos de personas que dejaron su like en el post, fue que el infante le regaló una manzana al profesional de la medicina en agradecimiento por su labor.

“Gestos que valen más que mil palabras. Sin duda fue la retribución a todo el profesionalismo y al amor a su trabajo”, comentó la usuaria Karla Males, una de las ciudadanas que aprobó la responsabilidad del pequeño paciente y el compromiso del doctor.

Byron Albuja, médico pediatra del establecimiento de salud “Sarance”, señaló que también tuvo que trasladarse caminando cerca de dos horas hasta su lugar de trabajo para garantizar la atención a los infantes que esperaban su servicio.
“El cariño de los niños es la mayor recompensa, como fue en este caso con Kevin, quien regaló una manzana a su médico después de su larga caminata”, expresó el galeno.

Este tierno caso incluso llamó la atención de medios de comunicación nacionales, quienes se hicieron eco de lo sucedido y también publicaron la historia. Entre ellos, la revista Vistazo.

Finalmente, se conoce que María Panamá, madre del niño, recalcó su agradecimiento al personal de salud por su compromiso y entrega con los más pequeños, antes de enrumbarse regreso a Azama.