¡No comamos cuento!

La actividad política tiene que volver a los cauces de dignidad, decencia, preparación de sus actores y sobre todo honestidad. En pleno siglo XXI, en medio de una crisis que el pueblo soporta y ante el vertiginoso avance de la ciencia y la tecnología, todavía hay sujetos que buscan el poder a como dé lugar para satisfacer egos y vanidades personales. Pero no solo eso, sino también utilizando su verborrea -al puro estilo de “El Sinchi” (uno de los protagonistas de la película “Pantaleón y las visitadoras”)- se burlan de la inteligencia de la gente, utilizan artimañas, pasquines y bajezas, pero aparecen como pulcros, vanagloriándose de sus “logros”, pero ocultando sus oscuros procederes. ¡No comamos cuento!

Subscribe
Notify of

Lo último: