Nuevo Centro de Mediación abierto en Otavalo

La Universidad de Otavalo en su afán de mantener una vinculación permanente con la colectividad “Sarance”, inauguró oficialmente su nuevo Centro de Medicación, espacio que oferta varios servicios de índole legal, a precios módicos.
“Los usuarios que deseen realizar un proceso a través de este método alternativo de solución de conflictos, tendrán asesoramiento en las materias transigibles, como: familia, alimentos, tenencia, régimen de visitas, temas contractuales, civiles, de bienes y de tránsito en el área penal; a su vez, serán asistidos por un mediador”, explicó Nicole Montenegro, directora del Centro de Medicación del establecimiento académico.

Además del servicio a la población otavaleña, el Centro de Medicación tiene la misión de involucrase con el aspecto educativo, pues se brindarán cursos de formación de mediadores, al tiempo que se capacitará en el área de medicación, a los estudiantes de derecho.

“Queremos que nuestros estudiantes vivan un proceso de aprendizaje más integral y que puedan desarrollarse dentro de su profesión como abogados”, complementó Montenegro.

Para que el Centro de Mediación pueda operar en el cantón de manera legítima, la Universidad de Otavalo obtuvo la acreditación pertinente por parte del Consejo de la Judicatura, lo cual la faculta a realizar audiencias de mediación, en donde las actas que se deriven de esta actividad tendrán el efecto de sentencia ejecutoriada o cosa juzgada.

“Los interesados pueden acudir a las instalaciones de la universidad. Atendemos de 08:00 a 17:00 horas, de lunes a viernes. Como paso inicial nosotros brindamos la asesoría para determinar si un conflicto versa sobre una materia transigible, a fin de que el usuario pueda someter su proceso a mediación”, manifestó la funcionaria.

Si bien la inauguración de la Sala de Medicación fue desarrollada en el mes de abril, la acreditación del Consejo de la Judicatura se extendió desde el 14 de febrero, por lo cual ya se han realizado varias audiencias de mediación.

“Hemos logrado acuerdos totales. Ha tenido éxito el tratamiento que hemos dado a los casos que han llegado a nuestro centro”, aseveró la responsable de esta área.

A decir de Montenegro, la mediación tiene múltiples beneficios, entre ellos la agilidad con que se logra la resolución de los conflictos, pues cuando un caso ingresa a un proceso legal ante un juez competente, el tiempo suele extenderse.

“Aquí lo que se trata es que las partes de común acuerdo resuelvan su inconveniente pronto, pues los procesos legales toman tiempo, además del gasto de recursos económicos en abogados, sin mencionar que es una preocupación permanente para los involucrados”, dijo.

Vale mencionar que si bien este servicio de medicación tiene un valor económico, a relación de otros centros de mediación y al Consejo de la Judicatura, es más accesible por el hecho de ser un proyecto de vinculación con la ciudadanía.