El objetivo de los agentes penitenciarios es finalizar este año sin hacinamiento

El objetivo de los agentes penitenciarios es finalizar este año sin hacinamiento

A las 08:00 cientos de personas empezaron a arribar a la Escuela de Formación de Policías José Emilio Castillo Solís, ubicada en Tambillo.

Llenos de orgullo se formaron para poder ser parte de la ceremonia de presentación de los aspirantes al Cuerpo de Seguridad y Vigilancia Penitencia. En total 1 400 jóvenes fueron los elegidos para ingresar, luego de superar la verificación de estatura, presentación de documentos legales y las pruebas psicológicas, académicas, físicas, médicas, de confianza y toxicológicas, para poder ser parte de este histórico proceso, ya que es la primera que se realizará una formación de este tipo y completar los 4 000 uniformados que necesita el país para controlar la crisis penitenciaria.

Luis Maldonado, de 23 años, oriundo de Ibarra, mencionó que saben la difícil situación que atraviesan las cárceles, pero con dedicación, disciplina y esfuerzo, darán todo su contingente para controlar los problemas que se susciten en el interior de los centros.

“Superamos una serie de pruebas y requerimientos y, aquí estamos, listos para ingresar a formarnos. Mi curso lo realizaré en la provincia de Manabí y se siento muy contento de la oportunidad que el Gobierno nos está brindando”, agregó.

Como él, los 500 jóvenes que fueron seleccionados para la ceremonia, viajaron ayer llenos de esperanza para empezar su formación.

El resto de sus compañeros iniciaron el lunes el proceso en diferentes cantones de: Chimborazo, Tungurahua, Santa Elena, Manabí y Los Ríos. Al inicio se habló de que el curso tendrá una duración de seis meses, pero durante el acto el presidente, Guillermo Lasso, mencionó que en el mes de noviembre, los aspirantes ya empezarán su labor.

Paola Flores, secretaria de Derechos Humanos, informó que los procesos de capacitación contarán con una fase teórica para una formación integral. “Nuestra visión no solo se enfoca en la seguridad pública, sino que se liga a la parte humana garantizando el goce de derechos”, dijo.

Uno de los más importantes anuncios los realizó Pablo Ramírez, director nacional del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI), quien dio a conocer que el desarrollo de este plan, junto a acciones como el procedimiento de indultos, permitió reducir el hacinamiento en los centros penitenciarios del 26,75% a diciembre del 2021 a 8% del presente mes en 2022.

Esto se suma al censo y registro penitenciario que están en marcha y que serán fundamentales para avanzar y mejorar el sistema, revisando las necesidades y contando con datos certeros para tener un diagnóstico claro, agregó Ramírez.
En la ceremonia también dieron a conocer que 1 300 jóvenes son aspirantes al Cuerpo de Seguridad y Vigilancia y 100 serán capacitados para inspectores educadores de Centros de Adolescentes Infractores.

Guillermo Lasso mencionó que este Gobierno impulsa un modelo que integra la seguridad y la rehabilitación social, con mejores instalaciones y nuevas tecnologías, pero también con personal capacitado, al detallar que, después de capacitarse, los 1 300 agentes trabajarán en noviembre de este año controlando de mejor manera a las 32 600 personas privadas de libertad, que permanecen en 36 centros carcelarios.

El mandatario anunció que el próximo año habrá una segunda convocatoria, para incrementar 1 000 agentes y completar los 4 000 que se requiere para cumplir las normas internacionales. “Por primera vez en la historia del país, hasta finales de año, empezará a funcionar la Escuela de Formación de Agentes Penitenciarios”, sostuvo al especificar que en este espacio tendrán un plan de carrera, entrenamiento e instructores especializados.

“No podemos poner llave a las celdas y olvidarnos de esas personas. Ellos perdieron su libertad, pero no han perdido sus derechos. Esos lugares deben ser espacios de una verdadera rehabilitación, para que los internos tengan una segunda oportunidad de vida junto a sus familias”, finalizó Lasso.