Otavaleños dan vida a un vehículo “monoplaza”

Francisco Sebastián Flores Dávila y Cristian Fabricio Carvajal Ponce, estudiantes de la carrera de Ingeniería Automotriz de la Universidad Técnica del Norte (UTN), son los creadores de un interesante proyecto de tesis, consistente en la construcción de un vehículo Fórmula SAE, con lo cual se incorporarán a la vida profesional.

“Es un monoplaza con motores eléctricos independientes, que nos ha tomado construir un año aproximadamente, pues debimos hacer el diseño en sofware desde cero”, informó Francisco Flores.

En relación a las características más importantes de este automotor, Cristian Carvajal, por su parte, resaltó que más allá de los dos motores eléctricos pequeños que tiene, cada uno le permite desarrollar una potencia de 2.000 watts, que en conjunto suman 4.000 watts, lo que traducido a velocidad serían 50 km/h.

“Superamos las exigencias que ordena la normativa SAE, por lo tanto calificamos también para poder participar del evento internacional Fórmula SAE a realizarse en Alemania el próximo año”, explicó.

El talento de los estudiantes, que por cierto son oriundos del cantón Otavalo, no sería tal sin la permanente guía del cuerpo docente de la UTN. En este contexto, Paúl Hernández, maestro y tutor de tesis de los jóvenes, comentó que la idea de emprender con este proyecto se debe a que hoy en día la tendencia automovilística mundial está enfocada a la parte eléctrica por sobre los motores de combustión, a fin de reducir la emisión de carbono. Es así que, incluso se han trazado la meta de participar de la Fórmula SAE en Alemania.

Cabe señalar que la Fórmula SAE, también conocida como Fórmula Student, es una competición entre estudiantes de universidades de todo el mundo, que promueve la excelencia en ingeniería a través de una competencia automovilística, donde cada equipo diseña y construye un vehículo monoplaza con el que posteriormente compite.

“Hemos venido haciendo una serie de prototipos como trabajos de aula, hasta culminaciones de tesis como esta. En la parte constructiva estamos cumpliendo con todos los requisitos necesarios para poder participar en la Fórmula Student, evento que nos permitirá visibilizar tanto a la carrera de Ingeniería Automotriz como a la Universidad a nivel nacional e internacional, pero para ello necesitamos del apoyo de instituciones públicas, empresas privadas o personas particulares que nos permitan gestionar la parte económica”, dijo Hernández.

Actualmente, el vehículo tiene un avance del 65% de su construcción, restan todavía algunas adecuaciones como la carrocería y varios sistemas auxiliares, algo que se trabajará con un nuevo grupo de estudiantes a través de un proyecto de tesis complementario, para dejar el auto a punto para participar en el “viejo continente” a mediados de 2023, en caso de que se concrete.

“Sería un triunfo que la UTN pueda participar por primera vez de esta magna competición. Como se ha caracterizado a lo largo del tiempo, nuestra institución iría a dar lo mejor de sí para obtener la victoria”, aseguró Carlos Mafla, docente investigador de la entidad de educación superior imbabureña.