Otavalo sufrió nuevo derrumbe vial

Un nuevo deslizamiento de tierra de grandes proporciones tuvo lugar en la ruralidad otavaleña, más específicamente en la comunidad San Juan de Inguincho, correspondiente a la parroquia de San José de Quichinche. La Vía E-29, a la altura del kilómetro 26.5, fue escenario de este desastre natural que por fortuna solamente dejó pérdidas materiales, mas no humanas.

“Hay que decirlo frontalmente. Durante muchísimos años esta vía ha sido motivo de campaña de políticos que han pasado por los espacios de poder, sin embargo, la han mantenido descuidada. Los entes competentes no han dado el mantenimiento necesario, por lo cual las fuertes lluvias han contribuido para que se dé este gran deslizamiento de tierra”, expresó Cristian Nogales, presidente del GAD Parroquial de Selva Alegre, uno de los poblado de mayor afectación a causa de este incidente.

A fin de dar una pronta solución a esta problemática, Nogales comentó que inmediatamente se tomó contacto con las autoridades competentes para estudiar algunas alternativas.
“Nos hemos reunido con Wilson Reyes, subsecretario del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), con los presidentes de las comunidades aledañas y con representantes de las empresas que trabajan en nuestro sector; para ver cuáles serían las posibles soluciones”, dijo.

Cabe señalar que producto de estos diálogos se habrían puesto sobre la mesa dos posibilidades, siendo la primera una solución inmediata para solucionar el tránsito vehicular y la otra una solución definitiva a largo plazo.
“Pese a ello, nos manifestaron que los recursos no están a disponibilidad, pues el MTOP ha tenido una reducción sustancial en su presupuesto y además tiene emergencias a nivel nacional”, comentó el titular de la parroquia Selva Alegre.

A pesar de la falta de medios económicos, la población selvalegreña igualmente considera que la mejor opción es intervenir esta arteria vial de manera definitiva, para ello incluso se contaría con los estudios pertinentes.

“Lo más viable sería acoger lo que dice el estudio. Lamentablemente el valor es por USD 55 millones 600 mil dólares aproximadamente para dar una solución definitiva a esta red vial. Los recursos no están disponibles, pero lo que he manifestado es que por lo menos en los puntos críticos, como el actual y la Cascada Mocoral, se destine el presupuesto necesario”, señaló la autoridad rural.

Lo cierto es que hasta decidir y gestionar una solución definitiva, desde el MTOP se habría propuesto una alternativa provisional, la cual consistió en ampliar la vía hacia el talud para que los vehículos puedan pasar lo más distanciados posible del deslizamiento de tierra. En un futuro también sería viable levantar un muro de contención para dar sostenibilidad a la parte afectada.

“Están realizando los estudios topográficos, de sismos e hidrológicos. Ojalá no nos demoremos mucho. Por ahora nos han manifestado que el transporte de carga liviana y de pasajeros está habilitado. Lo que no está habilitado es el transporte pesado”, explicó.

Cabe mencionar que la prohibición de transitar con carga pesada por el lugar genera pérdidas económicas a la población selvalegreña, pues muchos tienen como fuente de subsistencia a la agricultura, y al no poder trasladar sus productos para comercializarlos en las zonas urbanas de Otavalo e Imbabura, pierden su fuente de ingresos.