Padres de familia no aceptan la reubicación de la 28

El bloque dos de la Unidad Educativa 28 de Septiembre que funcionaba junto al centro penitenciario de la ciudad, no abrirá sus puertas este año, así lo confirmó Marcelo Simbaña, director distrital de educación.

La decisión causó malestar entre los padres de familia, quienes literalmente se tomaron la institución. La negativa de ir a otro plantel, que absorba al grupo de casi 800 estudiantes genera controversia.

“No vamos a permitir esto. De aquí nadie nos mueve, si es necesario nos iremos a una huelga de hambre”, contó Irma Ordoñez, presidenta del Comité Central de Padres de Familia.

El malestar se generó por la entrega en comodato, por parte del Ministerio de Educación, al Servicio Nacional de Atención Integral, SNAI. “No es posible que se le dé más atención a las personas con delitos penales que a la educación del país”, comentó Alejandro Vásquez, padre de familia.

Hasta el cierre de esta edición, la polémica entre padres de familia y el Distrito de Educación se mantenía. La propuesta era reubicar a los 800 estudiantes en la escuela María Angélica Idrobo (MAI), y otro grupo en los bloques que funcionan en la Salinas y García Moreno (ExJardín María Montesori) y en la planta central, situada en Rocafuerte y Oviedo.

Inicialmente se habló de fusionar a la MAI, con la 28 de Septiembre. La medida desde que fue anunciada causó polémica, pues ambas instituciones cuentan con una trayectoria de más de 70 años de historia. “Nosotros como padres de familia no vamos a permitir que nos fusionen. Sabemos que ese también es el sentir de ellos”, explicó Cristina Tupiza, madre de familia.

La idea a decir de Simbaña, que ya fue analizada de manera técnica, es trasladar a los estudiantes hasta la MAI. Mientras, los estudiantes de octavo, noveno y décimo funcionarán en horario vespertino, utilizando la infraestructura de la planta central. Mientras el alumnado de educación básica lo hará en la mañana.