Parkinson: Faltan más enfermeras especializadas

Parkinson: Faltan más enfermeras especializadas

Mañana es 11 de abril y como tal, este día está dedicado mundialmente a la Enfermedad de Parkinson.
La enfermedad de Parkinson es un tipo de trastorno del movimiento. Ocurre cuando las células nerviosas (neuronas) no producen suficiente cantidad de una sustancia química importante en el cerebro conocida como dopamina. Algunos casos son genéticos pero la mayoría no parece darse entre miembros de una misma familia.

Expertas de la UOC (Universidad Oberta de Caralunya) aconsejan dar espacio y tiempo a las personas con Parkinson, su mente reacciona lentamente y por esto con frecuencia se les pisan las palabras, es decir, se les “roba” su espacio. En un documento al que tuvo acceso diario EL NORTE, Laura Villate, quien coordina el área de Prensa y comunicaciones en América Latina, realiza un aporte en donde indica que “faltan enfermeras especializadas en Parkinson para dar mejor calidad asistencial a pacientes y familiares.”

En 1817, el doctor James Parkinson describió la “parálisis agitante”, enfermedad neurodegenerativa y crónica que lleva su nombre y afecta a siete millones de personas en el mundo.

En conmemoración del Día Mundial de la Enfermedad de Parkinson, es un buen momento para dar visibilidad a esta patología que, a pesar de ser de las más prevalentes, vive a la sombra de otras.

En entrevista, las profesoras y coordinadoras de la especialización de Enfermería Neurológica de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC), Antonia Campolongo enfermera especialista en la Unidad de Trastornos del Movimiento del Servicio de Neurología del Hospital de Sant Pau, y Berta Pascual, neuróloga y médico adjunto de la misma Unidad, recalcan la importancia de la formación y la especialización de los profesionales sanitarios para hacer frente al Parkinson.

Unas siete millones de personas en el mundo viven con la enfermedad de Parkinson. Como profesionales del ámbito sanitario, ¿creen que estas personas tienen su espacio en nuestra sociedad?, se les preguntó y ellas respondieron:

Antonia: Existen varios mitos sobre la Enfermedad de Parkinson y uno de ellos sería que todos aquellos que la padecen tiemblan, y aunque los temblores de las extremidades sean los síntomas más visibles, no todos los pacientes con Parkinson tienen temblor. Existen otros síntomas como la rigidez muscular, la lentitud de movimientos y la alteración de la postura que en ocasiones pueden afectar mucho más la calidad de vida de cada uno de ellos.

Además, se obvian los síntomas no motores como la depresión, la alteración del sueño REM y el estreñimiento. Es por este motivo que debemos trabajar para visibilizar esta enfermedad. También se necesitan muchos más recursos para que los pacientes puedan acceder a terapias no farmacológicas como la fisioterapia, la terapia ocupacional o la estimulación cognitiva.

Actualmente, no todas son de fácil acceso a través de la seguridad social, y están en muchos casos costeadas por el propio paciente o sus familias.

Berta: Nuestra sociedad está muy confundida con el tema de la demencia. Parkinson y Alzheimer son procesos neurodegenerativos, pero no son lo mismo. Hay mucha gente que sufre Parkinson y, en cambio, esta enfermedad no se conoce tanto como el Alzheimer.

Según las expertas en el tema, “faltaría tener muchas más enfermeras especializadas en esta enfermedad con el objetivo de poder dar una mejor calidad asistencial tanto a los enfermos como a sus cuidadores.”
La incidencia del Parkinson no ha cambiado en términos globales, pero su prevalencia es cada vez mayor porque la esperanza de vida de las personas es cada vez mayor, afirmaron.