Policía localiza a joven desaparecido hace un mes

Vicente García Pantoja tiene 24 años de edad. Desde el último 4 de octubre le perdieron el rastro y lo único que se sabía es que estaba viajando de Quito a Ibarra, para asistir a una fiesta, pero nunca llegó. Luego de casi un mes la Policía Nacional informó, sin mayores detalles, sobre su localización, acción que fue confirmada por la abogada de la familia, Mishell Coral.

En redes sociales se hizo público el detalle  que su hijo había sido supuestamente secuestrado por lo que pedían un rescate y amenazaron a la familia de atentar contra el joven si no se cumplía con lo acordado. Por el momento no se ofrecieron mayores detalles del operativo de búsqueda y localización del joven.

Los policías  utilizaron todas las herramientas tecnológicas para localizar al ciudadano. En la investigación se descubrió que el vehículo en que se movilizaba fue visto por última vez en el sector de Natabuela, en el cantón Antonio Ante.

En las diligencias legales, la DINASED activó el Protocolo de Actuación de Búsqueda e Investigación de Personas Desaparecidas, lo cual les permitió obtener información que les llevó a descubrir que el ciudadano desaparecido habría sido víctima de un presunto secuestro, a partir de lo cual el proceso investigativo también se coordinó con la UNASE.

La investigación dio como resultado la localización del ciudadano, quien fue encontrado en Lita, en un sector limítrofe con la provincia de Esmeraldas. Cabe indicar que la colaboración de moradores de los poblados aledaños fue importante al momento de la búsqueda.

ANTECEDENTES

Mariela Pantoja, de 55 años, madre de Fernando, comentó que aquel martes 4 de octubre su hijo llegó a las 16:45 y estuvo con él aproximadamente dos horas, pero tuvo que salir al odontólogo. Él le comentó que tenía que salir y se despidieron, ya que su madre vive cerca en el sector del parque La Carolina y Fernando residía en el sector de Cumbayá con sus amigos, hace aproximadamente tres meses. La madre dijo que luego lo llamó, incluso Fernando habló con su odontólogo, y esa fue la última vez que escuchó su voz.