Ponen ultimátum a autoridades sobre el Centro de Salud Otavalo

Trascurridas poco más de tres semanas del cierre del Centro de Salud Otavalo, debido a que el préstamo de las instalaciones que ocupaba (Casa de la Juventud) feneció, todavía no se ha encontrado una nueva sede en donde este establecimiento pueda volver a operar, algo que mantiene preocupada a la población, tomando en cuenta de que cientos de personas eran atendidas allí diariamente.

Pamela Guaján, dirigente de salud del Pueblo Otavalo, junto a varios representantes de la zona urbana y rural en diálogo con los medios, manifestaron que la reapertura del centro es impostergable, pues el perjuicio no es solamente para los habitantes de la ciudad, sino de las comunidades aledañas.

“Esta situación nos afecta a todos, pues esta casa de salud tenía algunos servicios que en la zona rural no los hay, como por ejemplo la especialidad de psicología. De los centros de salud rurales nos enviaban al Centro de Salud Otavalo para ser atendidos en esas áreas. Por otra parte, no podemos ir directamente a los hospitales, pues si una persona no es atendida previamente en un centro de salud, no la reciben en los hospitales”, expresó Guaján.

Como es de conocimiento público, el recinto sanitario en cuestión, fue cerrado a fines del mes de septiembre, luego de prestar sus servicios en la Casa de la Juventud, por más de dos años.

El motivo radica en que el Municipio de Otavalo solicitó la reintegración de esta edificación, pues se requiere utilizarla en las diferentes actividades para las cuales fue concebida, es decir para el aprendizaje y desarrollo de destrezas culturales, artísticas y demás, de niños y jóvenes locales.

Si bien el ayuntamiento dio una prórroga, esta expiró, obligando a los funcionarios de salud a mudarse. En este sentido, habría estado todo acordado de palabra con la Curia para el préstamo de las instalaciones del ex Colegio Particular San Luis. No obstante, luego de haberse mudado al sitio, al momento de firmar el convenio correspondiente, se habría dado marcha atrás a este acuerdo, por lo cual el Distrito de Salud 10D02 Otavalo – Antonio Ante, tuvo que volver a desalojar el área.

Uno de lo puntos abordados por los ciudadanos en resistencia, es que las diferentes autoridades de la provincia y del cantón, externos al Ministerio de Salud, alegarían que este ámbito no es de su competencia, pese a que en ellos se ha depositado la confianza para que trabajen por el buen vivir de todos.

“Estamos indignados con las autoridades locales y provinciales. Exigimos al Gobernador, como representante directo del Gobierno Nacional, que también venga y dé la cara aquí, y no solamente él, sino todas las autoridades de Imbabura. Aquí la necesidad no es de quienes estamos hablando en este momento, sino de todo el pueblo otavaleño en general”, manifestó Gloria Flores, vicepresidenta del Comité de Salud Cantonal y dirigente barrial.

Es así que se convocó a una mesa de diálogo con las autoridades provinciales y cantonales para hoy. En caso de no tener respuesta, los representantes ciudadanos amenazaron con realizar una manifestación.